Canal RSS

Archivo de la etiqueta: mierda

Los fantasmas del hotel

Publicado en

Dicen que en todos los hoteles hay fantasmas.

Hace un par de semanas empecé a trabajar en un hotel. Una de las primeras cosas que pensé fue: ¿habrá aquí fantasmas? Y vaya si hay. Dos semanas dan para mucho.

Fantasma #1
Hotel, 23:30h. media hora antes de que acabe mi turno.

PECOSA: Hola, buenas noches. ¿Son ustedes los señores Fantasma? – eran los últimos que quedaban por llegar.
FANTASMA: Sí. La verdad es que ha sido un día desastroso. La aerolínea ha cancelado nuestro vuelo porque claro, como no lo tenían lo suficientemente lleno, lo cancelan y se quedan tan anchos. Así que hemos salido con tres horas de retraso.
PECOSA: Bueno, ya están aquí. Ahora hay que darle la vuelta al día -sonrío en plan “buen rollo, no quiero movidas a estas horas de la noche que ya me voy a mi casa”-. Necesito que me cumplimenten la ficha de ingreso blablabla.
FANTASMA: Ya. Bueno, ¿y ahora donde podemos ir a cenar?
PECOSA: A esta hora ya han cerrado la cocina de los restaurantes, señor.
FANTASMA: Ah, ya. La verdad, espectacular el servicio en el avión, y espectacular el servicio en general – “en general” = en esta ciudad de mierda-. A ver, ¿en qué habitación estamos?
PECOSA: En la 136
FANTASMA: ¿Tiene vistas?
PECOSA: Tiene vistas a nuestro jardín, señor. Son las vistas más bonitas del hotel.
FANTASMA: Sí, pero es que como es de noche no puedo ver qué vistas son ésas, ni donde están ubicadas las habitaciones, ni como es el hotel ni nada.
PECOSA: Ya, pero qué quiere que haga, ¿que encienda el sol para que pueda ver o qué? Ya…
FANTASMA: ¿Y no hay con vista panorámica?
PECOSA: No, señor. Estamos en medio de la ciudad.
FANTASMA: ¿Ni siquiera en las plantas de arriba?
PECOSA: No señor, como le digo estamos en medio de la ciudad, rodeados de edificios que nos tapan la vista. Para obtener vistas debería estar ubicado a mucha más altitud.
FANTASMA: Ya. Bueno, déme la llave.

El fantasma se va con la mujer y el botones. Tardan. Me huele mal. A los 10 min vuelven los tres.

FANTASMA: Mire, la verdad es que estamos cansados y esa habitación no es lo que yo quería. Quiero una con vistas.
PECOSA: Es que como le dije no hay con vistas. Si quieren descansen y mañana vemos si podemos hacer algún cambio.
FANTASMA: En ese caso quiero una en la planta de arriba ahora.
PECOSA: Y yo quiero meterle un guantazo en esa cara de gilipollas amargado que tiene y aquí estoy, sonriéndole como una imbécil. Déjeme ver qué podemos hacer.

Y el fantasma gilipollas y su mujer se fueron a la tercera planta, a una habitación mas acorde con lo que él le había prometido a ella, por lo visto (Esto no era lo que me habías prometido, le dijo ella a él cuando habían entrado a la primera habitación asignada, según nos contó después el botones. Zorra caprichosa.)

Y mientras caminaban, sonaban ruidos de cadenas. Mi primer fantasma del hotel. Buuuuuuuu…

Mataría por #1

Publicado en

Mientras contestaba a los comentarios de la entrada anterior he olido a sobrasada. Real como que el teclado sobre el que escribo es negro. De hecho, sigo oliendo a sobrasada. Pero en mi casa NO hay sobrasada. Ni en esta localidad. Ni en la provincia. Posiblemente ni siquiera en el país.

Son las cuatro de la mañana y necesito sobrasada. Mataría por una rodaja de pan untada con sobrasada, la del Mercadona me vale.
Esto tenía que pasar algún día, pero no pensaba que sería tan pronto. Y es sólo el principio. Queda inaugurada la lista.

El viaje I. La pregunta

Publicado en

En febrero tomamos la decisión de venirnos para Argentina.

Hay personas que dicen que es una decisión valiente. Yo considero que no lo es tanto. Mis últimos cuatro años han estado repartidos en dos etapas: los primeros dos han sido la decadencia de la empresa en la que trabajaba. Impagos, problemas, despidos, tiendas cerradas. Quiebra. Los dos últimos años, mi decadencia personal. Una decadencia impuesta, con un paro que me daba únicamente para pagar gastos, con un contexto más que nefasto para los que tenemos que buscar empleo de nuevo, y con un tiempo que se iba agotando.
A eso hay que sumarle los últimos cuatro años de Ratman, que se inició como autónomo en febrero del 2008 y cuya tranquilidad no duró más que unos meses: en septiembre explotaba todo. Aguantó hasta inicios de este año, pasando por trabajar más horas que un reloj, ganando lo justo, sufriendo ataques de ansiedad y un sinfín de pequeñas tocadas de pelotas que, en suma, no hacían más que pasarle factura a él, y de rebote a mí, a nuestra relación, a nuestra vida.
Cuando tu vida es un desastre y tienes la opción de cambiar, no es cuestión de valentía, es cuestión de necesidad.

La pregunta era si tenía sentido quedarnos. A mí se me acababa el paro, y él no tenía. Las perspectivas de trabajo eran nulas, y el ambiente general no ayudaba. Cuando uno no tiene otra opción, se arma de valor y de fuerza e intenta tirar para adelante. Pero pudiendonos ir a otro lugar a probar, ¿para qué quedarnos? ¿Tan locura era, cuando había mucha gente que hacía lo mismo? Allí teníamos a su familia, a sus amigos, quizá Argentina no sea el mejor país para vivir, pero ¿cuál lo es? Yo creí durante toda mi vida que vivía en un buen país. Buen clima, preciosos paisajes, gente abierta, una gastronomía de envidiar, accesible… Pero me he dado cuenta de que todo estaba basado en una mentira. En la corrupción. En el engaño. La vida que tuve, llena de felicidad y estabilidad, no me la va a quitar nadie. Pero ahora, ¿qué me queda de todo eso? Ahora, con casi treinta y dos años, que es cuando quiero asentarme, tener mi hogar, vivir mi vida tranquila. Una vida en la que no cabe la ostentación ni la avaricia, no soy así, no soy una mujer de caprichos y lujos. Pero no puedo, por muy sencilla que quiera que mi vida sea. No me dejan. No nos dejan.

La pregunta era por qué quedarnos si podíamos irnos. Por qué no intentarlo.

100 metros vallas

Publicado en

Una barrera puede ser un muro que separa en dos una ciudad. Puede ser un detector de metales. Puede ser la lluvia, el sol, el viento o la carencia de él. Una enfermedad.

Una diferencia puede ser una barrera. Una persona puede ser una barrera. La incomunicación puede ser una barrera. Una persona con la que tienes una diferencia y con la que no te puedes comunicar es… muy complicado.

Quisiera saber dónde tiene su origen la incapacidad de dialogar que tienen algunas personas. Si el origen está en la autoestima, en la soberbia, en un trauma infantil, en la envidia. Quisiera saber qué debo hacer para colaborar, para ayudar a que esa persona hable conmigo sin sentir que la ataco. Quisiera saber cómo controlar mis nervios, cómo ser más diplomática.

Si hay una barrera que puede acabar con todo (con mi paciencia lo primero) es la incapacidad de poder sentarse a hablar con alguien que piense distinto.

Sala de espera

Publicado en

“Desde el 2009 ya no prestamos servicios 24 horas. Para urgencias, diríjanse a Tal Sitio“, decía un cartel en la puerta. Ya no tenemos Urgencias en el barrio.

 

Paramos un taxi. Subimos. Llegamos. En la fachada del centro de salud, una pancarta enorme nos da la bienvenida: “No a les retallades” (no a los recortes). Sabíamos que íbamos a tener que esperar un cojón.

Vamos hacia el mostrador.
– Creo que tengo una infección de orina bastante bestia.
– Siéntese, ya la llamarán.
– ¿Me da la llave del baño?

En el baño.
– ¿Te duele? – digo desde el otro lado de la puerta.
– Joder, sí – me contesta desde el interior del baño.

Un cartel en la pared reza: “No se atenderá por orden de llegada, sino por orden de urgencia”. Mierda, como venga un aparatoso accidente múltiple la hemos cagado.

Al rato.
Entra una mujer en una silla de ruedas que conduce un joven, quizá su hijo. Se le ha paralizado media cara, dice él. Eso es un orden de urgencia de la hostia, pienso yo.

Al rato.
Se sientan dos jóvenes detrás de nosotras. Una de ellas habla por teléfono. Es que ha comido pastel de marihuana y dice que escucha voces. Mi hermana me mira.
– ¿Has oído eso?
– No. El qué.
– La de atrás está colocada.

Miro hacia atrás.
– La del teléfono no, la otra.
– ¿Y esa cara de boba también es del colocón?
– Jajaja, no, creo que es su cara real.

La colocada nos ve mirándola y nos sonríe ladeando la cabeza y levantando un hombro, como diciendo “sí, tías, estoy con un cuelgue que lo flipo”.
La chica del teléfono cuelga y la colocada empieza a hablar. Es que tengo la cabeza como buf, ¿sabes? Yo sólo quiero que el médico me mire y que me diga que estoy bien.

A ver, gilipollas. Te has comido un cacho de pastel de maría y se te ha ido la pinza. Tómate una coca cola y sal a tomar el fresco hasta que se te pase el subidón en lugar de estar aquí ocupando turno, que vamos cortos de personal.
Habría pagado por ver la cara del doctor.
– A ver diga, ¿qué le pasa?
– En ocasiones oigo voces.
– ¿Porque ve usted muertos?
– No, porque voy de marihuana hasta las cejas.
Manda cojones. Paga seguridad social para esto.

 

 

 

Para que la entrada no quede tan absurda, voy a presentaros a mi nuevo compañero de fatigas. Después de casi seis años, he pasado de eso de la derecha a la monada de la izquierda (no es ningún pepinazo, pero va ideal).

(Obsérvese la presencia de cuerda y la ausencia de tecla en el especímen de la derecha.
Aunque no os lo creáis, me da una pena deshacerme de él…)

Verde que te quiero verde

Publicado en

¿Os acordáis de cuando me fui a comer con mi madre así?

Pues hoy estaba aburrida en casa y he pensado: voy a poner en remojo el bolso verde que destiñe para que suelte un poco de tinte.
Media hora más tarde me tenía que ir por patas porque había quedado para comer con mi madre. Hoy he ido a comer así:

 

Muy discreta, para variar (puedo aseguraros que en directo el verde es mucho más verde). Mi hermana dice que las uñas molan mazo y que a lo mejor lo pongo de moda.

Mierdabolso. Ahí sigue, el cabrón, sin parar de soltar. 

¿Por qué pienso cuando me aburro? ¿Por qué no como galletas, como todo el mundo? 

Plancha on fire

Publicado en

Hoy he dicho “voy a ponerme la falda azul” (una falda un poco cutre porque me la arreglé yo -por eso es cutre- pero que me gusta mucho como me queda, así que me la pongo bastante). Es de las pocas prendas de ropa que tengo que debo planchar antes de ponérmela (y cuando digo planchar digo hacer rrris rrras y arreando).

La enchufo, dejo que se caliente,  me pongo a planchar y oigo un plic metálico proveniente de dentro de la plancha. La levanto y veo que ha dejado una sombra amarillenta en la falda. La madre que la p. A continuación un fshhhhhh. Levanto la plancha a la altura de mis ojos y en ese momento empieza a salir humo de ella. A partir de aquí pasa por mi cabeza un “hostiacorredesenchufalaplanchaquesete-incendiaelpisotía”. Me pongo tan nerviosa (los accidentes domésticos me dan pánico) que cojo la plancha y pienso en tirarla por la ventana, pero claro, no es plan; así que la dejo sobre el poyete de la ventana mientras pienso qué hacer porque no para de salir humo y por dentro suena como un crshhh, crshhh como cuando uno fríe boquerones. Veo la jarra del agua sobre la mesa del comedor y sin pensármelo voy a por ella, vuelvo corriendo y le tiro el agua por encima, rezando para que no salten chispas o cosas raras y me prendan el marco de la ventana, que es de madera,  joder. Mientras la plancha se relaja, menos mal, miro hacia abajo: la vecina tiene la ropa tendida y le está cayendo una cascada de agua. Mala suerte.

Cagoenlaputa, no plancho más en mi vida.