Canal RSS

Archivo de la etiqueta: bloggers

La báscula

Publicado en

Cuando era pequeña, íbamos a comer todos los domingos a casa de mi abuela paterna. Vive en el Raval desde hace 60 años, uno de los barrios de conforman el casco antiguo de mi ciudad natal. Un barrio de gente trabajadora, inmigrantes, mucha mezcla cultural. Un barrio muy querido por muchos, sobre todo por los que siempre han vivido allí o por los que hemos estado ligados a él durante toda nuestra vida. Hoy he recordado una anécdota de aquellos tiempos. Una especie de ritual que hacíamos todos los domingos, antes de subir a casa de mi abuela. En una de las calles que dan a la Rambla, arteria principal del centro de Barcelona, había un porchecito medio escondido. No recuerdo si era en la calle del Carme, cerca del famoso Mercat de la Boqueria. En dicho porchecito se ubicaba una báscula gigante, muy grande. Parecía más grande aún vista desde los ojos de una niña. Todos los domingos íbamos a esa báscula a pesarnos. Era divertidísimo. Me subía a esa plataforma cuadrada. Al hacerlo se movía la base, con ese vaivén de las básculas de antes, ¿os acordáis? Una vez arriba, me quedaba quieta, mirando la aguja gigante que marcaba mi peso, y observando también parte del mecanismo que quedaba a la vista. Era una báscula genial. Hoy buscando por internet he encontrado la fotografía de ese tesoro en un blog. Actualmente la tienen en las oficinas del Mercat de la Boquería. Al parecer pertenecía a la Joyería y Relojería El Regulador, en Las Ramblas 37. El local fue después ocupado por la joyería Bagues hasta hace relativamente poco y actualmente es un hotel. Fue tan conocida y significativa que al edificio se le conoce con dicho nombre. Ésta es la báscula. Imaginaos a la pequeña Pecosa, subiéndose ahí arriba todos los domingos. ¿Puede haber algo más divertido?La báscula La báscula (detalle)

31 de Diciembre

Publicado en

Los 31 de Diciembre siempre me emocionan. Es el último día del año, y en él se mezcla todo lo malo y lo bueno, el pasado y el futuro. Para mí es un día con mucha mezcla de cosas.

Este año han pesado muchas cosas malas, ha sido un año muy duro en casi todos los aspectos, por no decir en todos. Pero por suerte lo finalizo bien. Lo finalizo en un lugar nuevo y precioso, de postal, rodeada de gente alegre. Lo finalizo lejos de mi familia, lo cual es duro, pero sintiéndolos muy cerca. Lo finalizo pensando en todo lo que hemos pasado, y en todo lo que nos queda por venir. Imagino que como muchos de vosotros.

 

No quería dejar pasar el día sin agradecer a todos que sigáis conmigo, que me regaléis vuestra compañía un año más. Son casi cinco años en total escribiendo, a veces mejor, otras peor: pero siempre con vosotros.  Mis amigos, mis compañeros de la blogosfera.
Gracias a los que me han animado a seguir cuando desaparecía durante algún tiempo, gracias a los que me habéis apoyado con este cambio tan grande de mi vida. Os deseo salud y felicidad, que le deis una patada en el culo a este 2012 y que el 2013 os traiga (nos traiga, permitidme que me incluya) lo que nos merecemos.

Feliz 2013 a todos, os quiero.

Entrada 2 en 1: Mmmmpanqueques! + Gracias, Nala!

Publicado en

Hoy va una entrada que vale por dos. Con los tiempos que corren, os podéis dar con un canto en los dientes 😉

Para empezar, lo prometido es deuda (JuanRa, ponte el babero): ayer, merendé panqueques.
No sé porque no los había hecho antes, es facilísimo y están de muerte. Recuerdo haber hecho crepes hace algunos años, pero desde entonces sólo los había comido en un restaurante (un buffet libre que hay en Barcelona donde la relación calidad-precio es bastante buena y tienen de todo).

Así que el otro día dije basta y me puse manos a la obra.

Como sólo iba a hacer para mí, usé:toda la parafernalia

  • 1 huevo
  • 1/4 vaso de leche (¿os habéis fijado en que viene envasada en bolsas? ¡Me recuerda a cuando era pequeña!)
  • 1/4 vaso harina (la 0000 es más fina, pero yo no me di cuenta y compré la 000)
  • 1 cucharada azúcar
  • mantequilla
  • e-vi-den-te-men-te e in-dis-pen-sa-ble-men-te, dulce de leche

Con esas cantidades, a mí me salieron dos panqueques (quizá tres si los queréis hacer más finos).
Bueno, el tema es así:

Yo primero batí el huevo, y luego le agregué la leche, mezclándolo bien.tamizando harinabate que bate que bate el chocolate
Después, con ayuda de un colador, tamicé la harina. Si tenéis batidora con varillas evidentemente el trabajo es mucho más rápido. Y a los que no, haciéndolo así como os digo, con el colador, queda perfecta.

sin grumooooosendulzando un pelín el tema

Luego sólo queda añadirle el azúcar.

Pasamos a la sartén.
de aquí a un rato, esto será un panquequeEn base al tamaño de la sartén (lo ideal es una sartén medianita, tirando a pequeña) y a lo que le guste a cada uno, echaremos más o menos cantidad de mezcla. Yo le puse un poco menos de un cazo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Se pone a fuego medio-fuerte, se le echa un cacho de mantequilla y a medida que se derrite movemos la sartén para que se impregne toda la superficie. Una vez derretida, vertemos la mezcla de manera uniforme.

Y ahora ya viene el arte que tenga cada uno. Yo he visto muchas veces hacer panqueques (a los del
cara B
cara Arestaurante que os decía antes) y el tipo movía la sartén haciendo círculos para que no se pegue, luego hacía ¡hop! a lo Arguiñano y le daba la vuelta al aire para que se hiciera por el otro lado. Yo hice lo mismo, no es difícil (os lo dice una torpe), y es divertido.

como si fuera una tortillababas all the time la primera cucharada, a la boca; la segunda, al panquequeCuando ya lo tengo casi hecho le pongo el dulce de leche mientras aún está al fuego, así se deshace un poco. Lo enrollo con la paleta y al plato.

¡Tacháááán!

al ataqueeee

Atención a las posibles variantes y versiones mejoradas. Yo me los comí, como dicen por estos lares, así nomás; pero lo suyo es echarle cosas encima. A mí me encanta la nata montada, y con helado de vainilla también queda muy rico. Pero sin duda, como más me gustan son flambeados. Mientras están en la sartén se les echa ron y azúcar, de manera que hace llama. El alcohol se quema y queda el sabor del ron mezclado con el azucar que se ha caramelizado. Ni te cuento lo que es eso.

Bueno, ahora os dejo unos minutos para que vayáis a por el bote de Nocilla para saciar la gula que os acaba de entrar, o pilléis un cacho de turrón, ¡o vayáis a haceros unos panqueques!

¿Ya? Perfecto. Barriga llena, corazón contento, que decía una que no viene al caso.

En segundo lugar, quería agradecer a Nalataia el premio que me ha mandado desde su blog, lo he recibido con mucho cariño. Siempre agrada saber que las cosas que uno escribe, por simples que sean, gustan.
Recibir el premio supone hacer una serie de cosas. No soy muy dada a hacer cadenas, pero considero justo contestar al menos a las preguntas que Nala realizaba a aquellos que recibían el premio. Qué menos.

Bueno Nala, ahí van:

1. No puc anar a dormir si no… / No puedo meterme en la cama si antes… no me quito la ropa. Me molesta para dormir, como mucho me pongo una camiseta si hace frío.
Bueno, y sin hacer pis.
2. Explica’m amb qui vas i… / Dime con quién vas y… quizá dejes de interesarme. Con los años me he vuelto más respetuosa en cuanto a que cada uno haga y piense lo que quiera, pero si no va un poco en sintonía conmigo , no me dan ganas de conocer profundamente a esa persona. Por ejemplo, no podría ser amiga íntima de un sexista, o de un racista, o de un fascista, o de una persona que sólo piense en divertirse y no tenga conciencia social. Mantengo las formas, pero no me pidas más. (No sé si ésa era la respuesta que debía dar, si es incorrecta, haz ¡meeec!)
3. Desig d’any nou? / ¿Deseo de Año Nuevo? Siempre pido por la salud, porque sin ella no tiene sentido nada. Pero este año voy a permitirme pedir que les corten la cabeza a todos los hijos de puta que siguen chupando del bote a costa de las personas que lo único que pretenden es vivir tranquilas. Y que la gente la líe parda de una santa vez, joder. Por desgracia tiene que ser así.
4. Dolç preferit / Dulce favorito: ¡El tiramisú! (¡A ver si un día me lanzo y hago uno, también! Madre mía, estoy que no paro. ¡A engordaaar! Jajajja)
5. Quina illa et compraries? / ¿Qué isla te comprarias? Menorca, sin duda, porque la conozco y me encantó. Pero una de ésas del Pacífico me viene bien, también.
6. Déu o Deesa preferit / Dios o Diosa favorito: Tutatis, dios del pueblecito galo de Astérix y Obélix.
7. Castells de sorra o túnels? / ¿Castillos de arena o  túneles? Yo era de hacer túneles en la playa, cavaba pozos hasta que salía agua.
8. Personatge històric a qui li plantaries una bona bufa a la cara / Personaje histórico al cual le darías una buena bofetada: a Franco. Menudo cabrón. Aunque una bofetada se queda cortísima.
9. Última lectura. Dioses Menores, de Terry Pratchett. Hace un montón que no leo, por cierto…
10. El teu moment troll de l’any / Tu momento troll del año. ¿Qué es un momento troll? ^^’
11. Recomana un bloc / Recomienda un blog. Bueno, he leído en tu blog que te gusta mucho la lectura. Uno de mis blogs favoritos es Cotidiano Apocalipsis, mini-historias que ni imaginarías. Mejor que no te diga nada y le eches un vistazo. Creo que te gustará.

No sabes como es la gente hasta que no ves las estadísticas de WordPress

Publicado en

Llevo un par de días poniendo a parir a WordPress, pobre. Pero hoy voy a decir algo a su favor (sí!).

WordPress dispone de un servicio estadístico de las visitas al blog. Algo así como el Google Analytics, pero con la ventaja de que puedes consultarlo desde el mismo escritorio del blog sin tener que entrar en una página aparte.

La verdad es que rara vez consulto las estadísticas, entre otras cosas porque no me acuerdo de que están. Pero hoy me ha dado por mirarlas, y la verdad es que me he reído un rato.

No seré la primera que escriba un post sobre los términos que googlea la gente y por los cuales llegan a nuestro blog. Y es que, realmente, ni CIS ni INE ni nada; lo mejor para ver qué busca, qué le interesa y de qué se preocupa la sociedad actual es recurrir a estos sencillos sistemas de chafardeo. He aquí lo que aparece hoy en mi página estadística de términos googleados:

Analicemos.

Me ha sorprendido el interés que suscita el logo de KFC. Existen cuatro visitas relacionadas con este tema, casi empatando con las visitas relacionadas con el porno, que son cinco [inclúyase rima popular aquí]. Esto le encantaría a Mercedes Milá (que a día de hoy sigue haciendo análisis psicológico y social a través de Gran Hermano). Sexo y pollo frito. Es todo tan… pringoso.
No he incluído en el recuento de las búsquedas relacionadas con el sexo ésa que dice “cojones viejas”. Ésta más bien la incluiría dentro de la categoría Cosas Raras Que Dice La Gente. Cojones viejas. Muy coherente. Pero más coherente aún es la que dice “qué has hecho haber hecho en las vacaciones”. A esta persona no le dejaron muy claro en el colegio lo de sujeto + verbo (con uno basta) + predicado. Pero vamos, que no voy a ser yo la que le diga a la gente como tiene que hablar (o sí). En cualquier caso, esta última búsqueda también podría entrar en la categoría Por Qué Buscas Esas Cosas En Google. Uno le pregunta a sus amigos o familiares qué han hecho en vacaciones, pero ¿es necesario saber qué ha hecho toda la comunidad internauta? La sed de conocimiento no tiene límites.

Otros se preguntan por qué tenemos menos tiempo libre (pues si no lo sabes tú…), y otros lo afirman: cada vez tenemos menos tiempo libre. Cuando te quedes sin trabajo vas a ver cuantas cosas se pueden hacer.

En fin, no dejen de visitar estas aplicaciones, resulta de lo más entretenido.

Demasiado poco tiempo libre

Publicado en

La vida es así de contradictoria: cuando uno tiene demasiado tiempo libre puede caer en la paradoja de acabar justo en el otro extremo.

Tuve tiempo para pasarme por vuestros espacios, para leeros, pero no lo he hecho. Una parte de mí se siente avergonzada por volver y no haber cumplido la promesa de leeros, pero otra parte de mí estaba inquieta, y necesitaba buscar respuestas a algunas cosas.

A veces el pensar en tomar ciertas decisiones hace que uno se plantee lo que ha estado haciendo hasta ahora. Desde hace algún tiempo estoy muy pensativa. No soy la única que tiene la sensación de que algo está cambiando, algo importante, porque es evidente y lo vemos (unos más que otros) cada día. En los últimos meses me han surgido multitud de inquietudes, supongo que fruto de no entender muchas de las cosas que suceden actualmente.

Desde luego a veces es mejor no entender. La gente parece más feliz cuando no entiende. Pero no pienso venderme a la ignorancia a cambio de felicidad, así que me da igual si lo que hace sonreír a los demás no me hace sonreír a mí, o si lo que me hace sonreír a mí no es lo que hace sonreír a los demás.

Me hace sonreír estudiar (estoy realizando cuatro cursos, he aquí mi poco tiempo libre), e ir al gimnasio a ver a las viejas pelearse por las máquinas. Me hace sonreír haber vuelto a conectar con mi mejor amiga, y hablar, y enfadarnos con el mundo, y que eso nos haga sentir más unidas. Me hizo sonreír correr delante de los mossos la semana pasada (aunque en aquel momento tuviera los ovarios por corbata). Hoy me ha hecho sonreír encontrar banderas republicanas a 3€ el metro en la Ribes&Casals de Plaça Urquinaona.

 

Porque el tiempo pasa, y pasan cosas; pero hay otras cosas que tenemos que hacer que pasen.

Demasiado tiempo libre

Publicado en

A finales de enero terminé el curso que estaba realizando. Un curso que me mantenía ocupadas las mañanas de los días laborables, además de mi cabeza.

Ahora tengo demasiado tiempo libre, cosa que a veces es bueno, y otras no tanto. Ocupo mis horas restaurando, leyendo, con tontadas y con otras cosas que no son tan tontadas… Precisamente el tener tanto tiempo libre tendría que haber hecho que estuviera más pendiente de vosotros, de visitaros y leeros; pero ya os digo que tener tanto tiempo libre no siempre es tan bueno.

Prometo intentarlo (de nuevo) y volver a ponerme las pilas. A eso le voy a sumar un curso a distancia de chino (tuli wang shamp amp shu, que quiere decir ‘aquí no hay playa, vaya vaya’ – Fuente: traductor google).

Para dar un poco de gracia a una entrada tan sosaina, voy a incluir unas fotos de mi última creación: restaurar con todas las de la ley una mesita que encontré en la calle hecha mierda. Yo creo que sufrió un incendio, porque estaba parcialmente ennegrecida, como quemada. A eso súmale que tenía unos sellos que mi abuela me dio pertenecientes a mi abuelo con los cuales no sabía qué hacer.

Así quedó la hermosura:

ImageImage

Hay sellos de un montón de países del mundo! Hasta está Francisquito!

Vacaciones los cojones

Publicado en

Cuando volví a Barcelona hace trece años (hice el bachillerato en un instituto de un pueblo de comarca) me volví especialista en hacer y deshacer maletas:

1ª parada: casa de la yaya

2ª parada: piso de estudiantes

3ª parada: apartamento de 20 m2 de nuevo novio

4ª parada: piso decente con el mismo novio de antes

5ª parada: casa de la yaya otra vez (mi novio me dejó)

6ª parada: piso de mi encargada (me alquilaba una habitación)

7ª parada: donde vivo ahora

 

Todo eso en cinco años, no está mal; aunque en aquellos tiempos, “mudanza” significaba un par de maletas llenas de ropa.

Ya llevo siete años en este piso. Un día juré que no volvería a hacer una mudanza a no ser que fuera estrictamente necesario.

Pero claro, el que se muda es Ratman.

 

‘Y tú, ¿qué has hecho este puente?’, me preguntarán el lunes. Empaquetar, transportar, limpiar, ordenar, hacer hueco, limpiar, desempaquetar. Ese ha sido mi puto puente.

Dicen que de todo lo malo se aprende, pero ¿¿qué coño se aprende de una mudanza?? No se aprende una puta mierda, al contrario, se desaprende. Uno tiene que tirar un montón de cosas que no usa y que guarda por si acaso desde hace años (diógenes precoz, le llaman) para hacer lugar a esa tercera persona que va a invadir su casa, ¡¡porque es una invasión!! No sería invasión si tuviera un armario vacío para él, pero cuando tengo que tirar, apiñonar y reubicar mis cosas, es una invasión. Pero lo más divertido de todo es que tras limpiar un piso con dos gatos y remover entre cosas llenas de polvo, llevo una semana con la sensación de tener una pelota de golf incrustada en mi tabique nasal.

Ten una semana de fiesta para esto. Ahora decidme, decidme todos, cabrones, que habéis estado rascándoos la entrepierna, o de viajes turísticos por ahí (Peibol, siento tanto no haberte podido ver ni un ratito…)