Canal RSS

Archivo de la etiqueta: argentinadas

La ciudad de la furia

Publicado en

Dicen que en España hay un bar por cada 140 habitantes. en Buenos Aires debe haber una pizzería por cada 140 habitantes.

Buenos Aires sabe a pizza, a la de muzza. Bien esponjosa y con mucho queso. No hace falta nada más. Bueno sí, una porción de fainá (una especie de “pan” hecho de harina de garbanzos con la que se acompaña la pizza) y una cerveza bien fría, a poder ser una Imperial, o una Stella Artois, o una Heineken.

Buenos Aires huele a libros viejos. La Avenida Corrientes está completamente inundada de librerías de ocasión, con libros y revistas de segunda mano. Librerías que permanecen abiertas hasta la madrugada. ¡Hasta la madrugada!

Buenos Aires suena a tango. Mientras esperaba el tren en una estación, unos chicos tocaban la guitarra, el violín, el bandoneón. Las personas que esperaban como yo se acercaban y vaciaban sus mentes al son de la música. Uno sabe cuando alguien vacía su mente y se limita a dejarse invadir por una melodía, esas cosas se leen en los ojos. Ninguno era turista. No se trataba del típico turista acercándose al folclore del país que está visitando. Eran argentinos disfrutando de su música. Los envidiaba, en España no vi nada parecido.

Buenos Aires te llena la vista de luz, de espectáculo. Está inundada de teatros, de cines, de conciertos, de fútbol. La misma Casa Rosada es un espectáculo. Por la noche se enciende, poderosa, hermosa, femenina; llenando de rosa potente los ojos de aquél que la mira.

Buenos Aires tiene ese calor del mate, de las cafeterías de antes, de la madera, de la piedra.

La ciudad de la furia, que decía Cerati (que en paz descanse, por fin), me enamoró. Es gigante, tan descomunal que impresiona verla desde el avión. Colosal, llena de vida. Imposible verlo todo en tres semanas. Lo cual sólo me deja una opción: tendré que volver.

Cúpula de un edificio en Avenida Rivadavia, Buenos Aires.

Cúpula de un edificio en Avenida Rivadavia, Buenos Aires.

Anuncios

La gallega

Publicado en

Hay que ver lo que da de sí una española en una tienda de pueblo en Argentina (en realidad esto es una ciudad, pero a efectos del comportamiento de la gente y vida social, es un pueblo).

¡Hola, Cataluñaaaa!, me grita uno de los habituales cada vez que entra por la puerta. Aunque la mayoría de los que me tiene confianza me llama gallega. “Gallega, ¿hiciste tal cosa?”, “Gallega, decime el precio de esto”.
Otra de las habituales entra diciendo ¡Hola, majaaaa! Pues cómo estááás?, con acento maño.
Contrariamente a lo que se pueda pensar, cuando nos imitan a los españoles nos imitan con acento maño, más que con acento gallego; además de convertir las eses en una especie de sh suave. Obviamente fuerzan el sonido de la i de una manera muy antinatural y graciosa. Mi compañero de trabajo, para rematar, le mete el “pues” y el “hombre” a todo. Como resultado de semejante combinación quedan frases como: “Puesh dame esho que ia lo ievo io, hombre!”, “puesh shi quieresh desaiunamosh unash medialunash, hombre!”, etcétera.

Como anécdota, recuerdo una vez que entró un cliente y al percatarse de mi acento me dijo, así de sopetón: ¿Podrías decir “siga recto y doble a la derecha”?. Y yo, como una gilipollas: “siga recto y doble a la derecha”. Se me rió y me dijo que era muy graciosa, que parecía un GPS (porque aquí los GPS van con acento español peninsular), y se fue.

Mi compañero de trabajo va más allá y me dice que trabajar conmigo es como estar en una peli porno. No por nada sexual que yo pueda hacerle (entre sus gustos sexuales las mujeres no tenemos nada que hacer), sino porque por lo visto es habitual que cuando se descarga alguna pelicula de temática erótica, ésta sea en español. Me ha sugerido que si me visita algun amigo español y gay, le dé su número de teléfono porque le encantaría que alguien le dijera cosas obscenas con tan pintoresco acento (no voy a reproducir aquí las frases que le gustaría que le dijeran por ser excesivamente guarronas).

En definitiva, me estoy planteando pedirles un aumento de sueldo. Tienen vendedora y atracción turística al precio de una, y encima se lo pasan bien a mi costa. Soy un chollo.

Viviendo

Publicado en

La vida pasa plácidamente en la localidad patagónica en la que habito desde hace ya casi tres meses. Los días han sido cálidos hasta hace poco (tanto que ni los habitantes se lo creían), los atardeceres son siempre hermosos (alucinaríais con las nubes patagónicas, son únicas). La verdura y la fruta tienen buen sabor (“¡y eso que no has probado la del norte!”, me dicen siempre), la carne es increíblemente sabrosa…

Cada vez me gusta más el lugar en el que vivo. Poco a poco lo voy considerando más mío, más mi pueblo, mi hogar (espero seguir diciendo esto de aquí a unos meses, cuando en España estéis a treinta grados como mínimo y aquí esté todo nevado y haga un frío del carajo).

Como ya os adelanté, me casé hace poco. Nos habría gustado hacerlo con más tiempo, más tiempo para nosotros, más tiempo para reunir a nuestras familias… Pero uno no siempre puede hacer lo que quiere, y yo debía regularizar mi situación en Argentina para poder empezar a trabajar.
Uno se desacostumbra a que lo llamen para hacer entrevistas de trabajo. También se desacostumbra a que quieran contratarlo. La crisis te toca el autoestima, lo quiera uno o no. El caso es que en menos de un mes hice cinco o seis entrevistas, y en todas me habrían tomado si hubiera tenido los papeles en regla. De ahí la urgencia de pasar por el Registro Civil y dejar constancia matrimonial por escrito.

Estoy contenta, porque las cosas van despacio, pero van. Trabajo en una pequeña pero acogedora tienda de decoración y menaje, La Tienda de Decoración y Menaje del Pueblo, se podría decir. No es un trabajo estresante, aunque me ocupa muchas horas a la semana (la principal razón que hace que me ausente tanto del blog, aunque poco a poco voy a ir intentando organizarme mejor, os lo prometo).

 

No sé qué me deparará este 2013, porque en un año pueden pasar tantas cosas y han habido tantos cambios… Pero tengo la fortuna de decir que he empezado el año en un lugar hermoso, trabajando (¡después de dos años!) y casándome con la persona a la que quiero. No es un mal inicio.

 

El mate (II). Lo que significa.

Publicado en

Tenía escrita una segunda parte dedicada al mate explicando sus beneficios, pero después de decirme Nalataia en el post anterior que puede ser cancerígeno, no sé si tiene demasiado sentido, jajaja

Así que voy a ir al aspecto más emocional y romántico del mate. Me ha venido a la cabeza la película Requiem for a Dream, en la que los dos se ponen hasta las cejas de cosas que les hacen daño, pero lo hacen para estar unidos y porque se quieren… Bueno, pues algo así.

En fin, que encontré este texto que explica perfectamente la razón de existir del mate, una bebida que no está rica y que por lo visto puede producir cáncer (¡menuda joya!). Pero qué narices, todos la compartimos por estas tierras para sentirnos unidos y en armonía. Total, el mundo debía acabar hoy y no lo ha hecho, así que celebrémoslo tomando mate, ché.

“El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. Una simple infusión, con sabor inconfundible que, incluso, si uno lo degusta seriamente, encuentra que no es rico. Tampoco feo: es sólo mate. 

En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate provoca exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien y te hace pensar cuando estás solo. 
Cuando llega alguien a tu casa, la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”. Esto pasa en todos los hogares, ya sean ricos o pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan*. 

(*en España, la expresión drogarse tiene una connotación fuerte. En Argentina, puede usarse para hacer referencia al simple hecho de fumarse un canuto, por ejemplo)

Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos. Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón… 
Cuando conocés a alguien, lo invitás a compartir unos mates. 
La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿dulce o amargo?”. El otro responde: “como tomes vos”. 

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. 
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. 
La yerba no se le niega a nadie. 

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. 
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. 
No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez unos mates solos. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones. 
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores… 

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores: 
– Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla está buena; la charla, no el mate.  
– Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar; vos hablas y yo tomo y viceversa. 
– Es la sinceridad para decir: “bien, basta, cambiá la yerba! “
– Es el compañerismo hecho momento. 
– Es la sensibilidad del agua hirviendo. 
– Es el cariño para preguntar, estúpidamente: “está caliente ¿no? “
– Es la modestia de quién ceba mejor mate. 
– Es la generosidad de dar hasta el final. 
– Es la hospitalidad de la invitación, ya sea la alfombra de tela o de pasto. 
– Es la justicia de uno por uno. 
– Es la obligación de decir gracias, al menos una vez al día. 
– Es la actitud ética, franca, leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir un mate que, querido amigo, ahora sabes, no es sólo un mate…”

El mate (I). Lo que es.

Publicado en

Encontrándome donde me encuentro, no puedo omitir hablar de algo que forma parte de la vida cotidiana del 99% de los argentinos: el mate. Y digo 99% porque me he encontrado con algún argentino que no toma mate habitualmente, incluso que no lo toma porque no le gusta. Pero para la gran mayoría, el mate es algo imprescindible.
Imagino que muchos ya lo conoceréis, porque además es fácil de encontrar en España. Pero todo y eso, me gustaría dedicarle una entrada y acercaros a algo tan típico del país en el que vivo ahora. Porque, además, tomar mate es más de lo que parece a simple vista.

el kitEl mate es una bebida típica de Argentina, aunque también se consume mucho en Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil, según he podido leer por ahí. Se prepara con yerba mate, que es el nombre de la especie arbórea con la que se produce. Vendría a ser como una infusión de sabor amargo, quizá algo fuerte la primera vez que se toma; por eso hay gente que lo toma dulce, con azúcar. Yo prefiero tomarlo amargo, aunque le pongo un pelín de azúcar al principio para suavizarlo un poco (sino me da acidez, jajaja).

Pero, a pesar de que no lo parezca a simple vista, tomar mate es todo un ritual, tanto a la hora de prepararlo como de servirlo.

La preparación

Preparar mate no es difícil, pero tiene su proceso. Para ello necesitamos:

  • Un mate: esto es, el recipiente. Puede ser de calabaza (el más habitual), de madera, metálico, de cerámica… mi mateEl mío es de madera y tiene mi nombre inscrito. En caso de no tener mate, valdría una taza, por ejemplo.
  • Una bombilla: la bombilla vendría a ser una pajita metálica por donde se sorbe el mate.mi bombilla-cascabel En el extremo final de la bombilla se encuentra un bulbo con agujeritos, o en mi caso, una especie de espiral (similar a la cola de una serpiente cascabel) que hace de filto: deja entrar el agua pero no la yerba.
  • Una pava: así llaman a la tetera para calentar el agua. Yo como no tengo (“¿¿no tenés pava??”, me dijo sorprendida una amiga el otro día, “ya sé qué regalarte para Navidad”, acabó diciendo), caliento el agua en un cazo y luego la paso a un termo para que no se enfríe.
  • Y evidentemente, la yerba mate.
  • (Opcional: azúcar).

Para preparar mate, el tema es el siguiente:

  1. Debemos cargar las 2/3 partes del mate con yerba.mate cargado
  2. cargando el mateVolteamos el mate sobre la palma de nuestra mano y lo agitamos un poco. voltear y agitar suavementeEsta operación es para que la yerba más fina (en polvo) quede en la superficie y los cortes más gruesos queden al fondo.
  3. Le damos la vuelta al mate poniéndolo en posición normal muy lentamente, teniendo cuidado que la yerba haya quedado inclinada hacia un costado del mate.
  4. Vertemos agua tibia sobre la parte más vacía del mate (esto se hace para que la yerba no se queme al echarle después agua caliente). vertiendo aguaDejamos absorber un par de minutos y repetimos la operación con el agua caliente. Nuevamente se la deja absorber.
  5. Este es el momento en que se debe introducir la bombilla hasta el fondo en el mismo lado casi vacío, tapando con el pulgar la boquilla para que no entre aire y se tape.introduccón de la bombilla

A partir de este momento que se comienza a cebar (cebar significa servir, echarle el agua) el mate con agua caliente pero nunca hirviendo (he leído que a unos 80º, pero yo no la caliento demasiado porque me quemo enseguida  ^^’ ). Si se tiene cuidado y se vuelca el agua en forma de un chorrito fino, la yerba del lado contrario quedará seca por un buen tiempo. El buen cebador (el cebador es quien sirve el mate, siempre es la misma persona) va corriendo el lugar donde echa el chorro de agua y comienza a mojar la parte seca de la yerba para ir incorporándola lentamente. De esta forma prolonga el sabor de la mateada de manera equilibrada.

A medida que comienzan a aparecer los palitos de yerba flotando (habían quedado en la parte de abajo del mate cuando lo hemos sacudido) significa que el mate está lavado, esto es, que ya ha perdido casi todo el sabor. El buen cebador reemplaza parte de la yerba para seguir mateando (y conversando, algo que a los argentinos también les encanta).
Para aquellos que quieran tomar el mate dulce, basta con ir agregando azúcar de vez en cuando.

El tomar mate se ha convertido en un hábito social que se realiza muchas veces en conjunto. Es decir que varias personas comparten el mismo mate, llenándolo completamente para cada bebedor, donde uno de ellos oficia de cebador. Este cebador es el encargado de llenar el mate y, a modo de ronda, pasarlo al siguiente bebedor. Por lo que pude leer una vez, la ronda de mates la empieza el cebador, y luego sigue hacia la derecha. El mate debe entregarse siempre con la bombilla mirando hacia la persona que lo va a tomar. Y es importante no colgarse con el mate en la mano, porque seguramente salte alguno diciendo “dale, boludo, largá el mate!”.

Si bien puede gustar más o menos su sabor, a mí lo que más me gusta de tomar mate es la compañía que te hace si lo tomas solo (como ahora mismo, que me acompaña mientras escribo estas líneas), y la sociabilidad y buenrollismo que produce tomarlo en compañía. Os lo recomiendo a todos.

a matear!