Canal RSS

Archivo de la categoría: Estrambotismos

¡Feliz 2015!

Publicado en

Quería desearos un feliz 2015, aunque sea con algunos días de retraso. El hecho de que viva en el culo del mundo y de que este año sólo haya publicado 4 entradas (gracias, resumen anual de Wordrpress, por decirme las verdades a la cara; me sonó a reprimenda), no quiere decir que me olvide de vosotros.

Faltan dos días para los Reyes. ¿Qué vais a pedir?

Lo de la foto es una opción. Regalo ideal para los más pequeños de la casa, made in China.

No son jodíos ni ná, los chinos.

MiaaaaCHFFFF!!

MiaaaaCHFFFF!!

PD: Obsérvese carita sonriente del niño chino junto a los intestinos del gato.

PD2: Quizá alguien piense que es una tomadura de pelo que felicite las fiestas con una entrada tan absurda. Es cierto, es absurda. Pero lo primero que pensé cuando vi esta foto es en que debía subirla aquí,como en los viejos tiempos en los que publicábamos todas las frikadas que se cruzaban en nuestras vidas. ¿Veis? Os tengo en mi mente, aunque escriba poco.

Anuncios

Jesucristo superestar

Publicado en

– ¡¡Ingriiiid(*)!! -grita desde el pequeño almacencito Jairo (*)
(*)Quien dice Ingrid y Jairo, dice Pepa y Juan.
– Quééééé…
– Mientras ordenaba apareció el dibujo que nos hizo Martín, el de la obra, ¿te acordás?
– ¿Ah, sí? – dice desganadamente, sin levantar la vista de la pantalla del portátil – Bueno, ponelo ahí en el cuartito.

Y lo puso en el cuartito.

DSC_0242

 

 

Así que ahora, cada vez que entro al cuartito a servirme un café, a envolver un regalo, a comer una galletita, veo ese dibujo. A mí me da miedo.

Es que yo soy muy culta

Publicado en

Tiendecita de menaje y decoración de pueblo. 16:47h (+4 horas en España, +3 horas en Canarias).

Entran dos mujeres. Una de ellas se dirige a mí y me pregunta, emanando un aliento que ni el peor de los trolls:

– ¿Tienen vasos chiquititos?
– ¿Como de chupito? – le digo yo, retrocediendo un paso.
– ¿Y esos como son?
– Acompáñeme que se los muestro -digo mientras me dirijo a la zona de bazar-. Son estos, señora, ideales para el tequila o para cualquier licor que se le ocurra.
– En realidad es para un culto.
– …
-Somos de la Iglesia de Nuestro Señor del Séptimo Día -dice con cara de orgullo.
– …
– ¿La conoces?
– Pues no…
Me mira como si hubiera dicho una barbaridad.
– Es que no hace demasiado que vivo aquí, y aún no conozco mucho… -me apresuro a decir, no vaya a ser que esa mujer me tire un mal de ojo del séptimo día.
– Ahora tenemos un culto, y vamos a necesitar comprar muchas cosas -me dice, haciéndose la importante.
– Pues muy bien, aquí las esperamos cuando quieran, entonces.

Y se fueron sin comprar nada.

Y digo yo: ¿será que siendo del séptimo día, vienen a preguntar precios y hasta el séptimo día no pasan a comprar los vasos? ¿Será que siendo del séptimo día, y con semejante aliento, sólo se lavan los dientes en domingo?

 

Pueblos.

Pasión modo Converse

Publicado en

Era una fiesta en la calle, como una especie de Carnaval. Yo bailaba al son de la música. Llevaba puesta una camisa blanca entallada, unos pantys negros, zapatos de tacón y una especie de miriñaque corto y abierto por delante, recubierto de plumas negras, suaves y bamboleantes.  Bailaba porque sabía que alguien debía estar mirándome, y eso era precisamente lo que me provocaba más ganas de bailar.
Yo, por mi parte, mientras movía las plumas de derecha a izquierda; le había visto, a él, a lo lejos. No le había dicho nada. Sólo bailaba y le miraba.

Al rato, entré a casa de mi abuela, me metí en la habitación y me miré al espejo de cuerpo entero que colgaba de la pared. Entonces apareció él detrás mío, y se pegó a mi cuerpo. Le veía por el reflejo mientras él me agarraba de la cadera con gesto firme, y se apretaba contra mí, acercándose, y mirándome a los ojos a través del espejo.
– No puedo, Emilio, tengo pareja – le dije con voz temblorosa y susurrante.
Pero entonces él empezó a besarme el cuello y yo sabía que estaba perdida.

En ese momento, Ratman tira de la cisterna y me despierto. Manda cojones: he tenido un sueño erótico con Emilio Aragón.

Mira que hay gente, coño

Publicado en

Hoy me dice mi madre:
– ¡Anda, qué morenita estás! ¿Que has ido a la playa?
– No… es de las manis…
– Tía, tienes la marca de la camiseta – confirma mi hermana tras mirarme los hombros durante unos segundos.

Y es que, lo que en épocas de bonanza de la economía española era el moreno paleta, o moreno camionero, ahora ha sido sustituido por el moreno mani (entre otras cosas porque paletas y camioneros cada vez hay menos, y manifestantes cada vez hay más).
El moreno mani tiene las mismas ventajas e inconvenientes que el moreno paleta o camionero: las ventajas son que uno ya no va por la vida con la cara de cadáver de los últimos siete meses, y en mi caso además las pecas empiezan a despertar, lo cual siempre me resulta muy gracioso (¡hola, chicas!). Pero el moreno mani tiene muchos inconvenientes, a saber: espalda blanca, barriga blanca, tetas blancas, culo blanco, piernas blancas, pies blancos.
Mi amiga dice que va a tener que tomar el sol antes de empezar a ponerse los vestiditos de verano porque está muy blanca, pero claro, al menos ella tiene el mismo tono de piel en todas partes. No quiero saber la pinta que voy a tener yo con los brazos morenos y las piernas como la cara de Iniesta.

En fin.
Esto de las manis es muy curioso. Puede pasar de todo. Uno va con la idea de caminar (manifestarse es una manera fantástica de ponerse en forma, senderismo urbano), leer pancartas ingeniosas, hacer barricadas cantar, gritar, quemar cosas  sacar fotos… Pero no es un contexto, allí, entre miles de personas, en el que uno esperaría encontrarse a un ex.

No soy una persona rencorosa, pero cuando ciertas actitudes sobrepasan un límite no olvido, por mucho que hayan pasado casi diez años.
No me vale que esa persona que me faltó tanto al respeto, a mí y a mi familia, se ponga delante mío en plan “¡sorpresa!” con una sonrisa de oreja a oreja, esperando lo mismo por mi parte. No me vale que me abrace, al contrario, me repugna. No me vale que me diga que se alegra de verme. Ten por lo menos un poco de dignidad, cabrón, y pídeme disculpas. Por lo menos eso.

Ni le sonreí, ni le abracé, ni le hablé. Pero después estuve observándole durante un buen rato, desde la distancia. Estaba rodeado de gente, pero iba solo. Y no me extraña.

No sabes como es la gente hasta que no ves las estadísticas de WordPress

Publicado en

Llevo un par de días poniendo a parir a WordPress, pobre. Pero hoy voy a decir algo a su favor (sí!).

WordPress dispone de un servicio estadístico de las visitas al blog. Algo así como el Google Analytics, pero con la ventaja de que puedes consultarlo desde el mismo escritorio del blog sin tener que entrar en una página aparte.

La verdad es que rara vez consulto las estadísticas, entre otras cosas porque no me acuerdo de que están. Pero hoy me ha dado por mirarlas, y la verdad es que me he reído un rato.

No seré la primera que escriba un post sobre los términos que googlea la gente y por los cuales llegan a nuestro blog. Y es que, realmente, ni CIS ni INE ni nada; lo mejor para ver qué busca, qué le interesa y de qué se preocupa la sociedad actual es recurrir a estos sencillos sistemas de chafardeo. He aquí lo que aparece hoy en mi página estadística de términos googleados:

Analicemos.

Me ha sorprendido el interés que suscita el logo de KFC. Existen cuatro visitas relacionadas con este tema, casi empatando con las visitas relacionadas con el porno, que son cinco [inclúyase rima popular aquí]. Esto le encantaría a Mercedes Milá (que a día de hoy sigue haciendo análisis psicológico y social a través de Gran Hermano). Sexo y pollo frito. Es todo tan… pringoso.
No he incluído en el recuento de las búsquedas relacionadas con el sexo ésa que dice “cojones viejas”. Ésta más bien la incluiría dentro de la categoría Cosas Raras Que Dice La Gente. Cojones viejas. Muy coherente. Pero más coherente aún es la que dice “qué has hecho haber hecho en las vacaciones”. A esta persona no le dejaron muy claro en el colegio lo de sujeto + verbo (con uno basta) + predicado. Pero vamos, que no voy a ser yo la que le diga a la gente como tiene que hablar (o sí). En cualquier caso, esta última búsqueda también podría entrar en la categoría Por Qué Buscas Esas Cosas En Google. Uno le pregunta a sus amigos o familiares qué han hecho en vacaciones, pero ¿es necesario saber qué ha hecho toda la comunidad internauta? La sed de conocimiento no tiene límites.

Otros se preguntan por qué tenemos menos tiempo libre (pues si no lo sabes tú…), y otros lo afirman: cada vez tenemos menos tiempo libre. Cuando te quedes sin trabajo vas a ver cuantas cosas se pueden hacer.

En fin, no dejen de visitar estas aplicaciones, resulta de lo más entretenido.

Comunistas y pollo frito

Publicado en

Si fusionáramos a Lenin y a Carrillo…

¿¿¿… no obtendríamos algo muy parecido al logotipo de KFC??? :O

 

Edito:

Gracias, Vittt, la has clavado. El logo de KFC es Trotsky!!

(es que no me jodas, ES ÉL!! kafort…)