Canal RSS

La guirnalda de luces de colores que encendió todo

Publicado en

Un día, después de mucho tiempo y sin planearlo, volvió a encender la guirnalda de luces de colores que compró hacía un par de años, la que puso para (mínimamente) decorar en Navidad el mini apartamentito donde vivía,  y dónde no cabía un alfiler. Nunca más la sacó.

Ese día, un martes previo a un día de fiesta laboral (sus días de fiesta siempre eran entre semana), se compró un vino (estaba aprendiendo a degustarlos, sin recomendaciones, sin guías… compraba, degustaba y decidía si los ponía en su lista de vinos para repetir), encendió las luces de colores y se puso música. Casi nunca se sentaba a escuchar música porque sí.
Se servía el vino en la copa en pequeñas dosis. Le gustaba más así, sirviéndose un cuarto de copa cada vez.

En un momento, a propósito de otra cosa, ecordó el anillo de su abuela, el que había forjado ella hacía décadas, cuando era joven y trabajaba en una joyería de Córdoba. Lo fue a buscar y se lo puso en el anular izquierdo. Mientras veía que le bailaba un poco pensaba en si ese anillo estaba hecho a la medida del anular de su abuela. Deducía que seguramente sí. Y mientras lo seguía mirando, bajo la perspectiva del vino, pensaba en que ese anillo perfecto, al que no le faltaba ni una piedrecita, el que no presentaba ni un arañazo, ni una imperfección a través de los años; ese anillo, era asimétrico. Descubrió la asimetría en una bolita pequeñita y dorada, que presentaba el anillo en uno de los dos lados, que a primera vista parecían ser perfectamente simétricos. Y pensó en que había algunas cosas que aparentaban ser eso, perfectamente simétricas, pero que finalmente siempre había algo que las desviaba hacia uno de los dos lados. Encontró en ese anillo una metáfora estupenda de la vida.

Y recordó, también, la conversación hacía unas semanas con su tía, que aseguraba que abuela (la forjadora del anillo) y nieta (la portadora del mismo en ese preciso momento) tenían el mismo perfil (frente, nariz, boca). Y recordaba la foto que su tía le había mandado de un cuadro que alguien pintó de su abuela cuando era joven. Y recordaba que cuando vio esa foto en la pantalla de su celular (desde hacía algunos años era celular, y no móvil) se dio cuenta de que era cierto, el perfil de ambas era casi idéntico. Y miraba el perfil de su abuela, y miraba el anillo, y pensaba que, con todos los defectos que su abuela hubiera podido haber tenido, fue una persona mágica.

Y pensó que hacía mucho que no escribía. Y escribió mientras el anillo de su abuela le bailaba en el anular izquierdo.

 

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. mi padre también forjó un anillo para su madre, de acero, sencillo y delicado, mi abuela lo llevó puesto toda su vida. lo llevé colgado al cuello muchos años, cuando los dos faltaron, liviano pese al peso del pasado. sé que aprobarían el dedo que lo lleva ahora 😉

    nogensmenys

    Responder
  2. Qué bonito el anillo. Y qué guapa eres! (y tu abuela jajaja)

    Por cierto, hacía mil que no me pasaba por los blogs, a ver si ahora que tendré más tiempo (hasta que nazca miniMisaoshi y me vuelva una experta en pañales) voy actualizando, que no paran de pasarme cosas y no encuentro tiempo… Espero que todo te vaya estupendamente, Pecosilla.

    http://lasparanoiasdemisa.blogpspot.com

    Responder
  3. ¡¡Pecosa!!
    Oye, verdaderamente se te parece. Eres su clon pero yo creo que ella no estaría tan en la parra como tú (o a lo mejor sí, quién sabe) xD
    Me alegra mucho leerte de nuevo. Casi me he tomado ese vino contigo y he escuchado esa reflexión.
    Un besazo que vuele para allaaaaá

    Responder
    • JuanRa!!!
      Te parece que se me parece? Eres de los pocos afortunados lectores que puede juzgar sobre eso, lo sabes, no? 😉
      Ahora tomo vino casi todos los días, jajaja Hay que ver como te cambia la Patagonia.
      Te mando un besazo para ti también,

      Responder
  4. Gran post. Celular en vez de móvil (me ha encantado ese detalle). Retoma el blog. Yo le he vuelto a coger el gusto al mío. Soy CritterVenudo. Abrazos!!

    Responder
    • Hola, Critter! No sé si podría retomarlo con la misma frecuencia que antes. El blog nunca lo dejé, es como que siempre está. Sé que va a seguir siendo un buen compañero de vida, en la dosis justa y en el momento que lo precise.
      Te mando un abrazo

      Responder
  5. Hola! ha querido la casualidad que viera esto (un par de meses tarde). Me ha encantado leerte de nuevo, y me ha encantado el relato, como si nos permitieras asomarnos por una mirilla a un momento íntimo de reflexión. Un abrazo. (¿No te habras hecho un twitter, por casualidad?)

    Responder

Responder a Misaoshi Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: