Canal RSS

Besando el suelo de la tierra que me vio llegar

Publicado en

El otro día me caí.

Era de noche, pero no voy a echarle la culpa ni a ella ni a la escasa iluminación existente en el momento en que me fui al suelo, porque todos sabemos que si hubiera habido luz me habría caído igualmente.
En mi defensa diré que ese día estaba muy cansada y tenía sueño, lo cual no ayudó. Resumiendo: torpe + oscuridad + sueño = porrazo asegurado.

Los hechos se sucedieron así. Volvía para mi casa caminando tan tranquilamente. Era medianoche y no había mucha gente merodeando, lo cual agradecería más tarde. En esto que, así sin venir a cuento (porque no recuerdo haberme tropezado con nada), se me dobla el tobillo y mi metro sesenta y cuatro se estampa contra el suelo.
Tengo que aclarar que en el lugar en el que vivo no están todas las calles asfaltadas. En el centro las carreteras sí lo están, pero las aceras son bastante irregulares, y algunas de ellas son de tierra o ripio. Yo me caí en una de ésas. En cuanto me fui al suelo me levanté tan rápidamente (en plan “aquí no ha pasado nada”) que ni miré si me había hecho daño, aunque me dolía todo; y me fui derechita para casa, bien erguida.
Cuando llegué me inspeccioné. En la rodilla derecha, mis leggins tenían un boquete tan grande como una pelota de golf. Cuando me los saqué y me vi la pierna, entendí porque me dolía tanto. Además, en la palma de mi mano izquierda una china me había hecho un agujerito justo donde nace una de las líneas de la mano (un dolor que ni te cuento) y se me había llenado de tierra.

Así que, después de mirar y requetemirar las heridas (hacía tanto tiempo que no me dañaba así que hasta me puse morbosa), le eché un par y me las lavé con agua y jabón lo mejor que pude, me tomé un paracetamol (me había dado la risa floja, me pasa a veces cuando me duelen mucho las piernas) y me fui a la cama. Tuve que dormir con la pierna fuera porque no podía soportar que la sábana me rozara siquiera. Hasta el tercer día no pude usar tejanos.

Puedo asegurar que las fotos no le hacen justicia. En directo era hasta bonita la combinación de colores: rojo, burdeos, morado, berenjena, marrón... muy otoñal.

Puedo asegurar que las fotos no le hacen justicia. En directo era hasta bonita la combinación de colores: rojo, burdeos, morado, berenjena, marrón… muy otoñal.

Hoy, tras una semana, aun tengo costrita. Y es que menudo hostión.

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. qué mala pata! bueno, aprovecho para dejarme caer por aquí, para saludarte y mandarte un abrazo muy grande y dos juegos de palabras del tipo sssutoomue’te.

    Responder
    • Mala pata, sí. Qué le voy a hacer, no puedo evitarlo.
      Debería dejarme caer yo por tu blog un día de estos, ya que estamos… Te mando otro abrazo.

      Responder
  2. Buen tortazo, si señora
    Por lo menos has podido vivir para contarlo
    Besos

    Responder
  3. Bueno… yo seguiré siendo fan de tu pelo en el metro. Es que las heridas me dan más asquito que morbo xDDD

    Qué ostia, sí.

    Responder
  4. Vaya fostia xD
    Por cierto, querida, ¡mira tu correo! Que me tenías preocupada!

    Responder
  5. Cuando más grandes nos hacemos, más nos duelen estás cosas xD. SIn ir más lejos, el martes pasado estuve “jugando” con un cachorro de un año de Rottweiler (o como cielos se escriba) y tengo un cardenal en la parte interna del brazo que ni que me hubieran pegado una paliza. Bueno, casi, que el perro pesa sus más de 50 quilos. El muy bicho…

    Puedas dar gracias a que sólo fue ESO. Ni cortes, ni heridas del tamaño de medio gemelo. Ahora ya tienes tu primera cicatriz argentina. Ahora si eres una con la Pampa xD

    Responder
  6. tus tropiezos me provocan ternura, ya lo sabes; pero no si hay amputar, pecas! una cosa es besar el suelo, así un piquito, y la otra es coger (con perdón) y f (con perdón) el piso.
    me has recordado a los barrigazos que me daba yo de pequeño, épicos. siempre con las rodillas peladas, y llenas de costras. mi abuelo decía que me tropezaba con la raya un lápiz. sigo siendo torpe, pero ya a nivel escritorio. los críos de antes estábamos todo el santo día en la calle, haciéndonos sangre. qué tiempos aquellos.

    Responder
    • ternura… te imagino viéndome caer al suelo y decir en voz alta, con voz dulce: “angelico…”
      de momento no han habido amputaciones, pero tiempo al tiempo!

      tropezarse con la raya de un lápiz, jajajaj se lo copio. yo parece que sigo siendo torpe como en aquellos tiempos, me parece que incluso algo más. qué le voy a hacer.

      cógeme, que me caigo (con perdón). tengo pendiente una entrada sobre eso. gracias por recordármelo

      Responder
  7. Qué cierto es eso de levantarse rápidamente tras una caída en la calle, porque lo que más duele no es el porrazo sino la dignidad de uno.

    Eres torpe, Pecosa, eso ya lo sabemos (y había una lista de “torpedeces” en tu otro blog, que no se me olvida) pero qué quieres, tese quiere igual, niña. O incluso más. 😀

    Responder
    • Justo delante mío había un coche aparcado con gente dentro. No sé si me vieron, porque ni los miré. Es posible que sí, pero prefiero pensar que no 😉

      Gracias por quererme, los torpes somos muy achuchables 🙂

      Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: