Canal RSS

El mate (II). Lo que significa.

Publicado en

Tenía escrita una segunda parte dedicada al mate explicando sus beneficios, pero después de decirme Nalataia en el post anterior que puede ser cancerígeno, no sé si tiene demasiado sentido, jajaja

Así que voy a ir al aspecto más emocional y romántico del mate. Me ha venido a la cabeza la película Requiem for a Dream, en la que los dos se ponen hasta las cejas de cosas que les hacen daño, pero lo hacen para estar unidos y porque se quieren… Bueno, pues algo así.

En fin, que encontré este texto que explica perfectamente la razón de existir del mate, una bebida que no está rica y que por lo visto puede producir cáncer (¡menuda joya!). Pero qué narices, todos la compartimos por estas tierras para sentirnos unidos y en armonía. Total, el mundo debía acabar hoy y no lo ha hecho, así que celebrémoslo tomando mate, ché.

“El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. Una simple infusión, con sabor inconfundible que, incluso, si uno lo degusta seriamente, encuentra que no es rico. Tampoco feo: es sólo mate. 

En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate provoca exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien y te hace pensar cuando estás solo. 
Cuando llega alguien a tu casa, la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”. Esto pasa en todos los hogares, ya sean ricos o pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan*. 

(*en España, la expresión drogarse tiene una connotación fuerte. En Argentina, puede usarse para hacer referencia al simple hecho de fumarse un canuto, por ejemplo)

Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos. Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón… 
Cuando conocés a alguien, lo invitás a compartir unos mates. 
La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿dulce o amargo?”. El otro responde: “como tomes vos”. 

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. 
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. 
La yerba no se le niega a nadie. 

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. 
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. 
No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez unos mates solos. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones. 
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores… 

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores: 
– Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla está buena; la charla, no el mate.  
– Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar; vos hablas y yo tomo y viceversa. 
– Es la sinceridad para decir: “bien, basta, cambiá la yerba! “
– Es el compañerismo hecho momento. 
– Es la sensibilidad del agua hirviendo. 
– Es el cariño para preguntar, estúpidamente: “está caliente ¿no? “
– Es la modestia de quién ceba mejor mate. 
– Es la generosidad de dar hasta el final. 
– Es la hospitalidad de la invitación, ya sea la alfombra de tela o de pasto. 
– Es la justicia de uno por uno. 
– Es la obligación de decir gracias, al menos una vez al día. 
– Es la actitud ética, franca, leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir un mate que, querido amigo, ahora sabes, no es sólo un mate…”

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. hay que ver qué bonito es todo bien contao, eh?

    matar mata todo, pecas. algunas cosas deprisa, otras despacio. si compensa mientras, todo eso que te llevas. abusando de agua de manantial también te ahogas.

    Responder
    • por eso tus entradas, tus comentarios, tus cartas son tan bonitas, vittt, porque eres un narrador excelente.

      morimos lentamente, aunque sólo comamos verduras y no fumemos, ni bebamos, ni tomemos mate (lo cual ya es una muerte en sí). que nos quiten lo bailao, nogensmenys.
      morir con agua de manantial… qué soso, sí…

      Responder
  2. Mujer, no lo decía con mala intención :). Es sólo que me acordé de lo que me habían contado en el máster (por lo menos me acuerdo de algo, aunque sea negativo xD) y pensé que debías saberlo, ni que fuera por curiosidad.

    Pero como dice vittt, todo mata. Claro que tiene sus cosas buenas; entre ellas, los antioxidantes, que tan bien van para la prevención del cáncer (si, toma incongruencia xD).

    Muy emotiva, la entrada. Es casi el mismo sentimiento que tenemos aquí cunado, por primera vez, pasamos la noche solos en casa y nos toca hacernos las cena; ahí ya nos sentimos más adultos.

    Responder
    • Ya sé que no lo decías con mala idea, mujer. Es más, te lo agradezco porque así tengo excusa para decirle a los argentinos que no calienten tanto el agua cuando preparen los mates, jajajaj Me van a echar del país 😉

      Es cierto lo de los antioxidantes. Para qué quieres más, una bebida que mata pero que cura. ¡A ver si pueden decir eso el tabaco y el alcohol! Jajajaj

      El texto es genial. Cuando lo leí por primera vez pensé en que era muy bonito, pero además he comprobado que es cierto lo que dice, el mate es todo eso. Es el significado que le dan, como un ritual, una tradición muy importante y muy ligada a la identidad y la amistad… y me parece fantástico.

      Responder
  3. Tienes algún filtro en el blog? Mis comentarios no salen.

    Responder
  4. Qué gracia. Esto si ha salido. Voy a intentar lo que escribí el otro día cambiando algo para que no me diga que se ha duplicado un comentario que ni siquiera ha aparecido.

    Responder
    • Efectivamente, estaban como spam (no los he vuelto a publicar para que no quede muy redundante el tema). Acabo de tener una charla con el señor WordPress y me ha dicho que no lo hará más y que te transmita sus disculpas.

      Responder
  5. Mi pregunta. ¿Es excitante como el té o el café?. No vale contestar ” depende de la lencería que te enseñe la que te lo sirva”. Si has tomado té verde, ¿se parece en sabor a este?
    Todo mata en esta vida pero si el mate mata por lo menos es por una buena causa, pasar una vida agradable en compañía.

    Responder
    • Sí, es excitante. Independientemente de la lencería, aunque ésta puede potenciar la excitabilidad, evidentemente. Pero sí, muchos argentinos toman mate por la mañana en lugar de café. Acabo de buscarlo, y los datos son los siguientes: las hojas contienen cafeína (1%- 1,5%; el café contiene hasta el 2%) y teobromina (otra xantina excitante que también se encuentra en el cacao).

      Creo que no he probado el té verde, pero es probable que se le parezca. Si te da curiosidad, venden yerba mate hasta en el Mercadona (suele estar junto a los cafés, es un paquete azul marino de la marca Nobleza Gaucha). Si no encuentras la bombilla (la pajita) para poderlo tomar, siempre puedes echar un poco de yerba directamente al agua caliente, dejarlo reposar unos minutos y luego colarlo (puedes añadir azúcar si quieres). Eso se llama mate cocido, también es rico y no sabe tan fuerte.

      Responder
  6. ¡Ché, cómo me ha llegado el texto! Parece que me he impregnado de toda el alma del mate puro, sin lavar. Y es curioso porque sin haberlo probado jamás creo fielmente que exista esa filosofía de vida en torno al mate, y hasta apostaría a que yo sería un súbdito de ese mate amatísimo.
    En cuanto a lo de cancerígeno… no me vengan con esa joda, mátenme con otra cosa pero no me maten con el mate :p

    Responder
    • Uy, JuanRa, acabo de ver que me quedó este comentario sin responder.

      Verdad que es bonito? Y no solo el texto, es que de verdad es así. Se crea un ambiente distinto, un clima especial, cuando se comparte un mate, o cuando uno lo toma solo. A mí me gusta más por eso que por el sabor del mate en sí.

      …mátenme con otra cosa pero no me maten con el mate, qué buena frase.

      Responder
  7. Por cierto, y esto no viene a cuento pero da igual
    El otro día recibí un wassap y me acordé de ti. Dice:

    “Felices parte y que magos nuevo reyes de próspero fiestas del traigan año Puta crisis…”
    He comprado la felicitación del IKEA
    Móntala tú.

    xDDD

    Que entres en el año nuevo muy muy feliz, Pecosa.
    Un abrazo de un amigo que te quiere mogollón (y más) 🙂

    Responder
    • Jajajjaa, me ha gustado esa felicitación, mucho más original y graciosa que muchas de las que me han mandado a mí (menudo coñazo son las felicitaciones que pretenden ser ingeniosas y no lo son).

      Muy, muy feliz año a ti también, JuanRa. Yo también te quiero mil, corazón. Un abrazo bien grande, os deseo un Feliz 2013 a todos los Cabrera.

      Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: