Canal RSS

El mate (I). Lo que es.

Publicado en

Encontrándome donde me encuentro, no puedo omitir hablar de algo que forma parte de la vida cotidiana del 99% de los argentinos: el mate. Y digo 99% porque me he encontrado con algún argentino que no toma mate habitualmente, incluso que no lo toma porque no le gusta. Pero para la gran mayoría, el mate es algo imprescindible.
Imagino que muchos ya lo conoceréis, porque además es fácil de encontrar en España. Pero todo y eso, me gustaría dedicarle una entrada y acercaros a algo tan típico del país en el que vivo ahora. Porque, además, tomar mate es más de lo que parece a simple vista.

el kitEl mate es una bebida típica de Argentina, aunque también se consume mucho en Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil, según he podido leer por ahí. Se prepara con yerba mate, que es el nombre de la especie arbórea con la que se produce. Vendría a ser como una infusión de sabor amargo, quizá algo fuerte la primera vez que se toma; por eso hay gente que lo toma dulce, con azúcar. Yo prefiero tomarlo amargo, aunque le pongo un pelín de azúcar al principio para suavizarlo un poco (sino me da acidez, jajaja).

Pero, a pesar de que no lo parezca a simple vista, tomar mate es todo un ritual, tanto a la hora de prepararlo como de servirlo.

La preparación

Preparar mate no es difícil, pero tiene su proceso. Para ello necesitamos:

  • Un mate: esto es, el recipiente. Puede ser de calabaza (el más habitual), de madera, metálico, de cerámica… mi mateEl mío es de madera y tiene mi nombre inscrito. En caso de no tener mate, valdría una taza, por ejemplo.
  • Una bombilla: la bombilla vendría a ser una pajita metálica por donde se sorbe el mate.mi bombilla-cascabel En el extremo final de la bombilla se encuentra un bulbo con agujeritos, o en mi caso, una especie de espiral (similar a la cola de una serpiente cascabel) que hace de filto: deja entrar el agua pero no la yerba.
  • Una pava: así llaman a la tetera para calentar el agua. Yo como no tengo (“¿¿no tenés pava??”, me dijo sorprendida una amiga el otro día, “ya sé qué regalarte para Navidad”, acabó diciendo), caliento el agua en un cazo y luego la paso a un termo para que no se enfríe.
  • Y evidentemente, la yerba mate.
  • (Opcional: azúcar).

Para preparar mate, el tema es el siguiente:

  1. Debemos cargar las 2/3 partes del mate con yerba.mate cargado
  2. cargando el mateVolteamos el mate sobre la palma de nuestra mano y lo agitamos un poco. voltear y agitar suavementeEsta operación es para que la yerba más fina (en polvo) quede en la superficie y los cortes más gruesos queden al fondo.
  3. Le damos la vuelta al mate poniéndolo en posición normal muy lentamente, teniendo cuidado que la yerba haya quedado inclinada hacia un costado del mate.
  4. Vertemos agua tibia sobre la parte más vacía del mate (esto se hace para que la yerba no se queme al echarle después agua caliente). vertiendo aguaDejamos absorber un par de minutos y repetimos la operación con el agua caliente. Nuevamente se la deja absorber.
  5. Este es el momento en que se debe introducir la bombilla hasta el fondo en el mismo lado casi vacío, tapando con el pulgar la boquilla para que no entre aire y se tape.introduccón de la bombilla

A partir de este momento que se comienza a cebar (cebar significa servir, echarle el agua) el mate con agua caliente pero nunca hirviendo (he leído que a unos 80º, pero yo no la caliento demasiado porque me quemo enseguida  ^^’ ). Si se tiene cuidado y se vuelca el agua en forma de un chorrito fino, la yerba del lado contrario quedará seca por un buen tiempo. El buen cebador (el cebador es quien sirve el mate, siempre es la misma persona) va corriendo el lugar donde echa el chorro de agua y comienza a mojar la parte seca de la yerba para ir incorporándola lentamente. De esta forma prolonga el sabor de la mateada de manera equilibrada.

A medida que comienzan a aparecer los palitos de yerba flotando (habían quedado en la parte de abajo del mate cuando lo hemos sacudido) significa que el mate está lavado, esto es, que ya ha perdido casi todo el sabor. El buen cebador reemplaza parte de la yerba para seguir mateando (y conversando, algo que a los argentinos también les encanta).
Para aquellos que quieran tomar el mate dulce, basta con ir agregando azúcar de vez en cuando.

El tomar mate se ha convertido en un hábito social que se realiza muchas veces en conjunto. Es decir que varias personas comparten el mismo mate, llenándolo completamente para cada bebedor, donde uno de ellos oficia de cebador. Este cebador es el encargado de llenar el mate y, a modo de ronda, pasarlo al siguiente bebedor. Por lo que pude leer una vez, la ronda de mates la empieza el cebador, y luego sigue hacia la derecha. El mate debe entregarse siempre con la bombilla mirando hacia la persona que lo va a tomar. Y es importante no colgarse con el mate en la mano, porque seguramente salte alguno diciendo “dale, boludo, largá el mate!”.

Si bien puede gustar más o menos su sabor, a mí lo que más me gusta de tomar mate es la compañía que te hace si lo tomas solo (como ahora mismo, que me acompaña mientras escribo estas líneas), y la sociabilidad y buenrollismo que produce tomarlo en compañía. Os lo recomiendo a todos.

a matear!

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Yo si lo conocia porque un amigo mio es fanatico del mate.Lo probe una vez y no me entusiasmo
    Besos

    Responder
  2. Ay, zagala, que ni un argentino lo hubiera explicado mejor.

    La última vez que estuve en un restaurante argentino en Alicante me percaté que toda la decoración de las paredes eran fotos relacionadas con la cultura del mate. El proceso, todos los “cacharros” que intervienen en la elaboración, etc…
    No lo he probado jamás pero tengo tanta curiosidad que sé que terminaré haciéndolo. Lástima que no pueda vistarte así como así y compartir uno y poder decirte también algo como “¡che, largalo ya!”

    Un beso

    PD. Cuidado con hacer fotos a los panqueques demasiado nítidas, que me puedo romper los dientes en la pantalla, jajajaja

    Responder
    • Zagala, jajajaj Veo a tu hijo cuando leo esa palabra 😉
      Hay mates preciosos, los hacen muy decorativos.

      Seguramente cuando lo pruebes no te gustará, échale azúcar, tú que eres dulzón, porque sino lo acabarás escupiendo.

      P.D: te dedicaré los primeros planos de los panqueques, jajajaj

      Responder
  3. Pues cuidado con la temperatura exageradamente alta del agua cuando te lo tomes en combinación con la yerba mate: se ha demostrado una incidencia relativamente alta de cáncer de boca y faringe relacionados con el mate. Se ve que uno de sus componentes es un potencial carcinógeno. Aunque no tienen muy claro que tal componente venga del procesamiento del mate… el caso es que a mi me lo contaron en la uni y no fueron precisamente amables al hacerlo T_T…

    En todo caso, si a ti te gusta y lo tomas con mesura (como todo en esta vida)… pues na, a disfrutar de tu infusión ^^

    Responder
    • Me has dejado de piedra y he googleado un poco sobre el tema del cáncer…
      Efectivamente parece haber relación entre la alta temperatura del agua y el benzopireno con el cáncer. Según he leído, al tomar el mate muy caliente (deduzco que pasa también con cualquier bebida) se dañan las mucosas bucales con lo que son más vulnerables a ataques infecciosos. Por otro lado, se ve que en el proceso de secado del mate, éste produce benzopireno, un hidrocarburo también presente en el tabaco, el alcohol y muchas comidas, aunque en menos dosis. También se produce benzopireno al cocinar en parrillas y hornos, o en el tostado del café (todo esto lo he leído en la wikipedia).

      Hija mía, qué vida de mierda, entre los pesticidas de las verduras, las hormonas de la carne, el benzopireno de las pizzas… que alguien me diga qué narices tenemos que comer!

      Responder
  4. al café que nos debemos, y la cerveza y el neskuik, añádele también un mate. cualquier excusa es buena con tal de conversar.

    ese mate con el pecas punto me ha terminado de matar coma pecas punto

    Responder
    • vale, nos debemos todo eso, entonces. sumémosle al café unas tostadas, a la cerveza unos ganchitos, al neskuik unos cruasanes y al mate unas facturas. (posiblemente acabaremos con sobrepeso, pero tendremos unas conversaciones cojonudas).

      pues lo mismo que me pasó a mí cuando me lo regaló ratman coma vittt punto
      muerta me quedé coma nogensmenys punto

      Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: