Canal RSS

Mataría por #1

Publicado en

Mientras contestaba a los comentarios de la entrada anterior he olido a sobrasada. Real como que el teclado sobre el que escribo es negro. De hecho, sigo oliendo a sobrasada. Pero en mi casa NO hay sobrasada. Ni en esta localidad. Ni en la provincia. Posiblemente ni siquiera en el país.

Son las cuatro de la mañana y necesito sobrasada. Mataría por una rodaja de pan untada con sobrasada, la del Mercadona me vale.
Esto tenía que pasar algún día, pero no pensaba que sería tan pronto. Y es sólo el principio. Queda inaugurada la lista.

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Sobrasada con azúcar… que delícia, aunque suene raro.

    Pues empiezas pronto la lista, pecosa! xD… siempre puedes pedir que te la envíen desde Barcelona en correo exprés… con un poco de suerte, te llega inalterada xD

    Con un poco de paciencia, seguro que encuentras algún super donde la vendan, no desesperes tan pronto, mujer!

    Cuídate!

    Responder
    • Sobrasada con azúcar… No suena mal del todo.

      Si encuentro un súper que venda sobrasada (o sucedáneo, me conformo con cualquier cosa que se le parezca) me como una barra de pan entera untada con ella.

      Responder
  2. recuerdo un bocadillo caliente de sobrasada, con queso brie fundido, mermelada de tomate y algo más que he terminado por olvidar y que a buen seguro es el ingrediente clave que me hace recordar el bocadillo entero, después de todos estos años. estaba con alguien que no me apetecía demasiado, casi nada ya, y tardaron tanto que a día de hoy no entiendo como no me levanté y me fue de allí de una santa vez. pero mereció la pena esperar. comimos casi sin abrir la boca, ya me entiendes, más despacio de lo habitual. ella dijo: me lo dejas probar? claro, dije, a nadie le niego el pan, pecas. le gustó más que el suyo y propuso cambiar. mitad y mitad, es lo más que le pude dar.
    la parte buena era mi mitad, lo supe allí, lo sabía de antes, pero tardé unos meses en darme cuenta.

    Responder
    • diste la mitad de semejante bocadillo? yo no lo habría hecho. puedo dar a probar un poco, pero medio bocadillo, ni hablar. uno de mis defectos es que soy fatal para compartir la comida. si tengo hambre y lo que estoy comiendo está rico, y a alguien se le ocurre pedirme un poco; suelo dejar claro con la mirada y el tono de voz que se tiene derecho a una cucharada/mordisco/trocito. pero ya está.

      la parte buena eras tú.

      Responder
  3. Te comprendo perfectamente.Precisamente hace poco me entro un antojo de sobrasada y me compre un buen trozo…hacia meses que no la probaba …que bien me supo
    Lamento ponerte los dientes largos
    Besos

    Responder
  4. Yo no podría vivir en un país sin sobrasada. En Madrid no la hay buena, pero sé que a poco tiempo en avión o alguna visita puede abastecerme de tan preciado manjar.

    Lo siento.

    Responder
  5. El otro día estaba viendo jugar un partido a Samuel en un campo muy apartado de la ciudad y me llegó nítidamente el olor de un cocido, con sus patatas, sus garbanzos… todo. ¿De donde leches venía eso?
    En otra ocasión iba conduciendo por una autopista y de repente el coche se inundó de aroma a pan tostado ¿¿?? ¿Cómo se explica?
    A ver si inventan pronto el Skype con ventanica de trasferencia de sobrasadas y demás, jajajaja

    Responder
    • ¿¿Verdad que pasan esas cosas?? ¡Son olores reales! Y Además, ¡siempre pasa cuando uno no puede hacer nada por conseguir lo que huele! Estoy convencida de que existe algún ente o algo que se dedica a provocarnos esas cosas. ¿Por qué? ¿¿Con qué fin?? Es DESESPERANTE.

      Ay, sí, quiero una transferencia de ésas, pordió.

      Responder
  6. Joer pues acaba de salir la limpiadora de la oficina y me viene un olor a lejía que se me está perforando el tabique nasal.

    Responder
  7. Ya estas tardando en hacerte un apartado de correos para que te mandemos sobrasada, choricios, jamones y salchichones!!!

    Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: