Canal RSS

El viaje II. El proceso

Publicado en

Cuando Ratman dejó de trabajar como autónomo, decidió tomarse unos meses de descanso y se vino a vivir con mi hermana y conmigo. Pasado el verano, decidió empezar a buscar trabajo en España. Pasado un mes, y sin apenas una llamada citándolo a una entrevista, decidió mandar currículums a Argentina. En una semana le habían contestado de tres lugares. Uno de ellos lo citó a varias entrevistas por Skype, tras las cuales le dieron el empleo con una condición: debía empezar a trabajar en una semana. Después de hablarlo, le animé a que lo aceptara. ¡Tenía trabajo! No había duda: nos íbamos para Argentina, así que tuvimos cuatro días para comprar su billete, preparar las maletas y hacer algunas compras de última hora.
A todo esto, mi hermana ya conocía la noticia de que íbamos a irnos desde hacía unos meses, con lo cual en verano empezó a buscar piso con una amiga. A primeros de septiembre se mudó, y diez días más tarde Ratman voló a Argentina. Así que en menos de dos semanas me quedé sola en un piso lleno de cosas y de recuerdos. Por suerte tenía un par de meses para dejarlo, lo cual me permitía hacer las cosas con relativa calma.

El proceso de la mudanza ya sabéis más o menos como fue. El resultado final resultaron ser dieciocho cajas de cosas que han quedado en casa de mi padre, muebles malvendidísimos que como mínimo me dieron para pagarme el billete y cuatro maletones que se venían conmigo en el avión (dos de ropa y las otras dos con cosas varias para el hogar, o lo que yo llamaba “el kit de supervivencia”).

Hubo un día, a primeros de octubre, que me senté a mirar precios de vuelos por internet. Más o menos había calculado estar en Argentina a mediados de Noviembre, con lo cual estipulé volar el 14 de Noviembre para llegar allí el 15.
Esa noche puse la tele (cosa que casi nunca hago, pero que desde que Ratman se fue hacía constantemente, cosas de la autosugestión) para ver las noticias de las nueve. Y mira tú por donde salen el Toxo y el Méndez diciendo que van a proponer una huelga general para el 14 de Noviembre, jajajaja Ni hecho a propósito. Así que finalmente compré el vuelo para el 13.
– Martes y 13 – me dijo mi hermana
Pues una de dos- le dije yo- o el viaje sale redondo -mi tío el italiano me dijo que en Italia el 13 da buena suerte- o me va como el culo.

 

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Me va a gustar saber de ti en esta crónica.
    Haré como que he comprado un libro de viajes llamado Desde la Parragonia, jeje

    Responder
  2. ¡Qué bien meditado todo!. Sois unas personas
    muy sensatas. Como dice Juanra ahora tu blog va a ser más interesante si cabe.

    Responder
  3. me gusta la historia, vida de la pecas. real, como la vida misma. y me cae bien la prota (del coprota no he leido nada, pero como es el chico de la prota le supondré majo también y buena gente).
    Así que ahora esperaré al final feliz, para sentir que algo va como debería en el Universo, y porque te lo mereces. Y comieron perdices.
    seguiremos atentos a la pantalla…. Un beso muy gordo, y muchísima suerte (para todos)

    Responder
    • La realidad supera la ficción… y mi historia no es nada, cuánta gente ha dejado país, hijos, marido… en mi familia hay más de un caso. (El coprota es majo, con sus defectos, como la prota, como todos; pero buena gente, que es lo que cuenta).

      El final sólo llega cuando te ponen una lápida encima, y a veces ni así. Mientras tanto, no existen finales, existen momentos, etapas. No se puede ser feliz siempre, pero sí se puede disfrutar de los buenos momentos.
      Un beso, Rafa.

      Responder
  4. desde ese martes y trece, los martes y trece seguirán siendo de yuyu para nosotros y, desde entonces, de buena suerte para los argentinos. patagónicos, concretamente.

    hay culos y culos, pecs. hay culos que merecen una busto en la plaza del ayuntamiento. una estatua ecuestre!! si te tiene que ir como el culo, que te vaya como uno de ésos.
    que te irá. lo sé. tu ja m’entens…

    me encanta la cabecera, hasta límites insospechados 😉

    Responder
    • el próximo martes y trece (es en agosto del 2013, mira qué bonito todo) cómprate un cupón de los ciegos, a ver si se rompe el yuyu.

      por aquí, culos de esos que merecen una estatua hay bastantes, así que deduzco que me irá bien 😉

      la foto de la cabecera la saqué el otro día desde una furgoneta. las carreteras aquí son así, laaaargas en medio de la estepa. no se les ve el fin. ideales para conducir durante horas mientras uno tararea parra pa patagonia parra pa pa, parra pa patagonia parra pa pa…

      Responder
  5. Haces bien en no ser supersticiosa….da mala suerte¡¡¡¡¡¡
    Sigo con atencion tu viaje
    Besos

    Responder
  6. Waaaaaaaaaaaaaaa >_< sigue contando!!

    PD: bonito juego de palabras la cabecera XD

    Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: