Canal RSS

El viaje I. La pregunta

Publicado en

En febrero tomamos la decisión de venirnos para Argentina.

Hay personas que dicen que es una decisión valiente. Yo considero que no lo es tanto. Mis últimos cuatro años han estado repartidos en dos etapas: los primeros dos han sido la decadencia de la empresa en la que trabajaba. Impagos, problemas, despidos, tiendas cerradas. Quiebra. Los dos últimos años, mi decadencia personal. Una decadencia impuesta, con un paro que me daba únicamente para pagar gastos, con un contexto más que nefasto para los que tenemos que buscar empleo de nuevo, y con un tiempo que se iba agotando.
A eso hay que sumarle los últimos cuatro años de Ratman, que se inició como autónomo en febrero del 2008 y cuya tranquilidad no duró más que unos meses: en septiembre explotaba todo. Aguantó hasta inicios de este año, pasando por trabajar más horas que un reloj, ganando lo justo, sufriendo ataques de ansiedad y un sinfín de pequeñas tocadas de pelotas que, en suma, no hacían más que pasarle factura a él, y de rebote a mí, a nuestra relación, a nuestra vida.
Cuando tu vida es un desastre y tienes la opción de cambiar, no es cuestión de valentía, es cuestión de necesidad.

La pregunta era si tenía sentido quedarnos. A mí se me acababa el paro, y él no tenía. Las perspectivas de trabajo eran nulas, y el ambiente general no ayudaba. Cuando uno no tiene otra opción, se arma de valor y de fuerza e intenta tirar para adelante. Pero pudiendonos ir a otro lugar a probar, ¿para qué quedarnos? ¿Tan locura era, cuando había mucha gente que hacía lo mismo? Allí teníamos a su familia, a sus amigos, quizá Argentina no sea el mejor país para vivir, pero ¿cuál lo es? Yo creí durante toda mi vida que vivía en un buen país. Buen clima, preciosos paisajes, gente abierta, una gastronomía de envidiar, accesible… Pero me he dado cuenta de que todo estaba basado en una mentira. En la corrupción. En el engaño. La vida que tuve, llena de felicidad y estabilidad, no me la va a quitar nadie. Pero ahora, ¿qué me queda de todo eso? Ahora, con casi treinta y dos años, que es cuando quiero asentarme, tener mi hogar, vivir mi vida tranquila. Una vida en la que no cabe la ostentación ni la avaricia, no soy así, no soy una mujer de caprichos y lujos. Pero no puedo, por muy sencilla que quiera que mi vida sea. No me dejan. No nos dejan.

La pregunta era por qué quedarnos si podíamos irnos. Por qué no intentarlo.

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Pecosilla mía, si no tienes ni trabajo ni estabilidad aquí, excepto a tu familia, pero de familia no se come ni vive. Y allí su familia puede ayudaros, y si podéis empezar de nuevo, no lo dudaría ni un instante.

    Ojalá todo salga bien. No es fácil. No es lo mismo irte a Madrid a trabajar y alejarte unos cientos de kilómetros por territorio nacional, que abandonarlo todo y marchar a otro continente, con su particular coste y pereza de venir a España un par de días al año (y ni eso) a saludar a tu familia.

    Es una decisión difícil, pero lo importante es saber que allí tienes más oportunidades de avanzar o no.

    Ánimo.
    Yo lo haría, sin duda. Pero tú no eres yo (menos mal, porque así eres mucho más guapa y atractiva xD).

    Responder
    • En España no teníamos ni trabajo ni estabilidad, y en Argentina la estabilidad llevará un tiempo, pero como mínimo hay posibilidad de trabajar.

      Me encantaría no tardar en venir a España de visita. En viajes tan largos y costosos, uno se suele quedar dos semanas como mínimo, y es poco. Entre el jet lag y repartirse el tiempo para todo el mundo, lo suyo es estarse tres o cuatro semanas, que igualmente pasan volando. Lo mismo hacen los latinoamericanos cuando viajan a su país, generalmente.

      Es una decisión difícil por la gente que uno deja, por lo demás (al menos en mi caso) no lo ha sido para nada. Es pronto para decir si aquí tengo buenas oportunidades y perspectivas de futuro. Se verá con el tiempo.

      (Tú que me ves con buenos ojos, reina)

      Responder
  2. Qué te puedo decir? Que alguien como tú, inteligente, con recursos, llena de espíritu (y encima, creo que pecosa) puede conseguir al final lo que quiere en Argentina o en donde sea. Me da pena que te vayas, porque todavía aspiraba a hacer una visita algún día a Barcelona, pero, oye, si me toca la bonoloto siempre cabe hacer esa visita a Buenos Aires, q no lo conozco.
    Un beso gordo. La aventura comienza!

    Responder
    • Espero conseguir lo que quiero, sí, porque por muy inteligente, con recursos, llena de espíritu (y pecosa, sí) que sea, en España no he podido conseguirlo. Muchas personas pierden la moral, la autoestima con todo esto, la crisis nos hace pensar que no valemos, que no tenemos nada que ofrecer. Yo ya no pienso eso de mí, porque he entendido que no soy yo la que falla, sino el país.

      Si vas a Buenos Aires, disfrútalo (dicen que es muy bonita). ¡Yo estoy bastante más al sur!
      L’aventure commence, que diría Fabienne en Pulp Fiction.

      Responder
  3. Yo apoyo tu decision por completo y creo que te va a resultar una experiencia muy positiva.Iniciar una nueva vida siempre es una aventura que a veces nos da vertigo por eso yo si creo en vuestra valentia
    Estoy convencido de que vas a encontrar lo que buscabas
    Besos

    Responder
    • ¿Sabes? Nunca ha llegado a darme demasiado vértigo esto de venir. Estaba nerviosa por el viaje, pero no me daba miedo. Me daba más miedo quedarme, y eso fue lo que me lanzó a probar suerte aquí.

      Espero que tengas razón. Muchas gracias.
      Besos

      Responder
  4. A mi me daría mucho miedo tomar una desición así… más sola. Pero si tienes a alguien, adelante, con un par.

    Que te vaya puy bien por la Pampa Argentina… y a ver si encuentras a la madre de Marco de una vez, que pobre mujer, debe estar hasta el gorro!! xD

    Responder
    • Bueno, Nala, hacer algo así sola cambia bastante. Yo tampoco sé si habría sido capaz. La verdad es que tener a gente en el lugar de destino ayuda bastante, evidentemente. Uno se siente más protegido.

      La Pampa es una cosa, y la Patagonia otra (tranquila, mucha gente las confunde). Aquí puedes ver qué territorio ocupa cada una de ellas 🙂

      La madre de Marco debe estar en el otro barrio ya, jajajaj

      Responder
  5. Pues mira, es una decisión normal, y seguro que muy meditada. Esa es una pregunta que muchos nos hacemos, y que muchos han contestado, evidentemente, marchándose del país. Sólo espero que allí donde estéis (y además, con compañía de la familia de Ratman, que siempre es mejor que totalmente solos) consigáis esa vida maravillosa (sin ostentaciones, tranquila y serena) que aquí nos han robado entre todos los corruptos. ¡¡MUCHA SUERTE!! (y sigue contándonos tus aventuras!)

    Responder
    • Normal lo es, porque se está volviendo algo común entre la sociedad española; y meditada también, porque si bien tomamos la decisión este año, hace un par de ellos que la idea nos rondaba por la cabeza.

      Muchas gracias por tus palabras, Sand, no cambiaría ni una coma, tienes toda la razón del mundo.

      Responder
  6. Chapó por tu decisión. Me imagino que además habrás disfrutado al ver a tu sobrino. Una pregunta, ¿te acordaste de meter en la maleta aceite de oliva?

    Responder
    • No pude ver a mi sobrino, ya que no paré mucho en Buenos Aires, pero sí vi a una persona muy especial (ya os contaré más adelante)

      No metí aceite porque iba hasta los topes. No cabía ni un alfiler en las maletas. Aquí se encuentra aceite de oliva, no es tan rico y es más caro que en España, pero es el único lujo que nos permitimos. Dile a una española que no consuma aceite de oliva, ¡ja! Además, Ratman es el primero que dice de comprarlo (y eso que es Ratman), es un auténtico fanático.

      Responder
  7. valiente cobarde el que se rinde, pecas.

    pd. febrero, precisamente.

    Responder
    • rendirse?? mai!

      pd: ya ves, vittt, febrero no es simplemente un mes fantástico para cumplir años, sino también para tomar decisiones que cambian el rumbo de la vida de uno, nogensmenys.

      Responder
      • lo que cuentas aquí se podía intuir en los cuatro años de post pasados, pero leerlo resumido, junto… se me que queda destemplado del cuerpo. es mitad rabia, mitad esperanza. 40-60. creo que la casa de uno está dónde se le quiere, así que tú siempre tendrás un lugar dónde te guarden la cuchara, además de ese hogar tuyo, acogedor y sin lujos, dónde pasarse una tarde a matear y arreglar el mundo.
        un abrazo. oyes cómo cruje? eso es que se hace bien.

      • sí, dicho todo así de sopetón resulta abrumador.
        escribí la entrada casi de carrerilla, sin pensarla demasiado, dejando que me saliera sola. los comentarios están escritos de la misma manera. cuando se trata de sentimientos tan fuertes la retórica está de más.

        un hogar sin lujos… ayer hice un móvil decorativo con piñas y palos. cuando llegó ratman de trabajar dijo que le daba miedo porque parecía de la película de la bruja de blair. tenía razón. a veces intentar tener un hogar sin lujos pasa factura, nogensmenys.

        lo oigo, como siempre que recibo un abrazo tuyo. otro igual de crujiente para ti.

  8. Aiinss, Pecosa. Tras leer esto se me duplica el cariño y admiración por ti.
    Quién nos iba a decir que todo aquello que nos contaban de otros tiempos, de españoles que emigraron a otros países por pura necesidad, lo íbamos a ver y vivir en la actualidad también.
    Si influyera mi deseo de que todo te vaya bien, lo ibas a notar porque no puede ser más grande.
    Lo que te dije: empápate de experiencias y tómalo todo con filosofía y optimismo, como una aventura más de la vida. Sobre todo espero que no te falte el amor, que es lo más importante.
    Y oye, ¿te das cuenta de que esta parra empieza a cobrar una nueva dimensión?

    Abrazos yeclanos deamogollo!! 😉

    PD. Jeje, ahora veo el graffiti de aquí y pienso: Mírala, la Pecosica XDD

    Responder
    • Gracias, JuanRa, por tu cariño.
      La vida son ciclos, los que un día se fueron regresan, los que un día acogieron necesitan ser acogidos, los que nunca pensaron en irse se van.
      Me lo tomo como una nueva experiencia y no me falta el optimismo, tampoco el amor, por suerte.

      Sí, sí, la parra ha cobrado vida de nuevo.
      Un abrazo enorme!

      PD: ya no te libras de mí, al menos hasta que limpien esa pared 😉

      Responder
  9. Ains Pecas, aunque te leo desde el movil cuando publicas, muchas veces cierro a mitad por que me emociono.
    Me emociona imaginarte haciendo maletas, me emociona pensar en los ratos en el sofá que habrás pasado meditándolo todo, me emociona pensar en pecohermana diciendo a las amigas que tiene una hermana en la Patagonia, me emociona ser yo la que dice que tiene una amiga en Argentina… me emociona el apr de ovarios que tienes y cómo nos lo has demostrado.

    No se si es raro, o improcedente, pero de verdad que me llena un sentimiento de orgullo increible al pensar en ti y en todo esto.
    Como no podía ser menos, te mando yo también todo el apoyo del mundo.

    Un millón de besos, reina!!!

    Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: