Canal RSS

Demasiado poco tiempo libre

Publicado en

La vida es así de contradictoria: cuando uno tiene demasiado tiempo libre puede caer en la paradoja de acabar justo en el otro extremo.

Tuve tiempo para pasarme por vuestros espacios, para leeros, pero no lo he hecho. Una parte de mí se siente avergonzada por volver y no haber cumplido la promesa de leeros, pero otra parte de mí estaba inquieta, y necesitaba buscar respuestas a algunas cosas.

A veces el pensar en tomar ciertas decisiones hace que uno se plantee lo que ha estado haciendo hasta ahora. Desde hace algún tiempo estoy muy pensativa. No soy la única que tiene la sensación de que algo está cambiando, algo importante, porque es evidente y lo vemos (unos más que otros) cada día. En los últimos meses me han surgido multitud de inquietudes, supongo que fruto de no entender muchas de las cosas que suceden actualmente.

Desde luego a veces es mejor no entender. La gente parece más feliz cuando no entiende. Pero no pienso venderme a la ignorancia a cambio de felicidad, así que me da igual si lo que hace sonreír a los demás no me hace sonreír a mí, o si lo que me hace sonreír a mí no es lo que hace sonreír a los demás.

Me hace sonreír estudiar (estoy realizando cuatro cursos, he aquí mi poco tiempo libre), e ir al gimnasio a ver a las viejas pelearse por las máquinas. Me hace sonreír haber vuelto a conectar con mi mejor amiga, y hablar, y enfadarnos con el mundo, y que eso nos haga sentir más unidas. Me hizo sonreír correr delante de los mossos la semana pasada (aunque en aquel momento tuviera los ovarios por corbata). Hoy me ha hecho sonreír encontrar banderas republicanas a 3€ el metro en la Ribes&Casals de Plaça Urquinaona.

 

Porque el tiempo pasa, y pasan cosas; pero hay otras cosas que tenemos que hacer que pasen.

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Yo personalmente me alegro mucho de volver a saber de ti porque echaba de menos tus entradas
    Comprendo quie la vida es como es y que cada uno tenemos nuestras historias asi que…¿Como quieres que te reproche nada?…Eso es algo que entre amigos nunca se hace
    Te veo realmente un poco melancolica y preocupada.Espero que solo sea una situacion circunstancial y pasajera pero si alguna vez necesitaras desahogarte dicen que tengo una buena oreja….por algo soy profe
    Un beso y una sonrisa por volver a leerte

    Responder
    • Yo también me alegro de volver, Juanjo, aunque ya no me exijo ser constante porque no sé si lo voy a poder cumplir.
      Melancólica y preocupada… creo que lo has definido muy bien. Aunque me siento fuerte, así que seguimos adelante 🙂
      Un beso para ti también, Juanjo.

      Responder
  2. Eres muy grande, Pecosica.
    A mí me vas a hablar de reflexiones y alteraciones del alma, cuando estoy en esa edad en que te cuestionas si estás colmando o no tus aspiraciones, cuando sientes que se te pasa el tiempo a grandes ráfagas y no puedes hacer nada por detenerlo, cuando quieres hacer muchas cosas y las vas postergando porque no es el momento o simplemente porque no te atreves, y cuando además ves que todo lo que te rodea está cada vez peor…

    Te he entendido, y me has emocionado 🙂

    Vive el instante, Pecosa, y saboréalo cuando te haga feliz. Se te echa mucho de menos, pero las prioridades son las que son y el cariño no se va a extinguir nunca, te veamos más o menos.

    Y por aquí seguimos la familia bloguera. Siempre. 🙂

    Un abrazo como mil campos de parras!!

    Responder
    • Grande tú, JuanRa. gracias por tus muestras de cariño mientras me ausento, son uno de los motivos por los que me animé a publicar una entrada por fin 🙂

      Vivo el instante, pero sin olvidar el pasado y pensando en el futuro (que dicho así queda la mar de poético pero cuesta un huevo).
      Supongo que llegará un día en el que diga: “joder, hay que ver qué tiempos pasamos, cuántos cambios…” pero lo que más ansío decir es: “por suerte, todo acabó bien.”

      Un beso, JuanRa 🙂

      Responder
  3. Cuantísimo tiempo, Pecosa.

    Pues si que se te ve algo inquieta… indecisa, if I may say. Pero vamos, que tampoco es nada raro, todos tenemos nuestros días. Yo misma los tendría… pero, igual que te pasa a ti, no me sobra el tiempo; y puestos a gastarlo en preguntarme sobre la existencia del cosmos y lo efímera que resulta la vida… pues me meto en Youtube y me pongo a ver vídeos chorras, que así me hecho unas risas, ya tendré tiempo para cuestionarme mi existencia en otro momento xD

    Soy una persona de mente simple: no me preocupo mucho por mañana cuando ni siquiera se qué pasará esta noche, lo veo un poco tonto! No podemos saber como nos irán las cosas y por mucho que intentemos planificarlas… bueno, al vida da muchas vueltas y nunca sabes donde vas a terminar cayendo, así que programar demasiado es un marrón imprsionante. Lo mejor es vivir a vida como una medusa… y picar de vez en cuando para que te dejen en paz.

    No te agobies… y rie, mucho, lo más posible. Eso siempre va muuuuuuuy bien (y descargas una de estrés que ni te imaginas xD). Si todo el mundo fuera una gran sonrisa… ainxs.

    A ver si te leemos pronto, chica! Ja ne~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~e!

    Responder
    • Por desgracia no tengo unos días, tengo una época, una era, if I may say. Pero vamos, que tampoco es nada raro, visto como está el patio.

      Precisamente porque el tiempo no sobra hay que luchar por las cosas, quizá debería decir mejor por las personas. No me perdonaría jamás haberme ido de este mundo sin defender aquello en lo que creo, sirva o no sirva para algo. Al final, supongo, es decisión de cada uno ver qué le hace feliz y llevarlo a cabo, aunque ría menos.

      Si las sonrisas cambiaran el mundo… ainxs.

      Responder
  4. Hola Pecosa!!!
    No pasa nada, todos necesitamos etapas, momentos. Está bien que encuentres el tuyo.
    Yo no seré el que te juzgue cuando desaparecí del mundo blogger durante dos años.
    Encuentra tu sitio, tu momento y sonríe. Un abrazo!!

    Responder
    • A veces necesitamos desaparecer… para volver con más fuerza. Espero que ése sea mi caso.

      Éste es mi sitio, (ésta es mi gente), éste es mi momento 🙂

      Responder
  5. siempre pasan cosas. algunas les pasan a otra gente, otras nos rozan apenas y un buen puñado de ellas no pasan por encima. estoy contigo en hacer que pasen las cosas que queremos que pasen. intentarlo por lo menos. una vez detrás de otra.
    sigue cultivando cuerpo y mente, pecs, porque tirarán más dos t que dos carretas, pero tira más una buena cabeza que dos carretas de t
    será que soy más de culos.

    en cuanto a lo que te hace sonreír. estoy sonriendo ahora.
    la pecas quemando el starbucks, qué fuerte.

    Responder
    • El apoyo de las personas a las que quieres es tan importante… Gracias por el tuyo, tete, y por tus sonrisas. Yo también sonrío ahora (qué simples somos a veces)

      Lo seguiremos intentando, claro que sí, de una forma u otra.
      Las pecas no quemaron nada, pero han visto cosas que jamas creerían… 😉

      Responder
  6. Estamos viviendo algo único en siglos y lo mejor es reirse de todos y de todo. Me gustan siempre tus entradas y ese puntillo irónico que le pones a todo.

    Responder
    • Alguien dijo hace poco que las revoluciones pueden hacerse cantando y bailando. En cierto modo es así. En cierto modo.
      Yo prefiero reír poco y bien que mucho y mal. Es como lo de fumarte un cigarrito, cuando me fumo uno me sabe a gloria bendita.

      Responder
  7. Yo tuve demasiado poco tiempo libre esta S.Santa en Barcelona y por eso no te llamé. Hasta Mana me preguntó si no quedaba contigo… luego vimos todo lo que me había propuesto y físicamente imposible si no dejábamos a sus amigos cuando les habíamos dicho que no hicieran planes >_<

    Me alegro de leerte y saber que estás con vida. Todos tenemos nuestros momentos perezosos de blogger. Cada vez leo menos blogs, pero cuando lo hago… tiembla blogger.

    Responder
    • No te preocupes, Misa, he andado poco por Barcelona estos días (mándale un saludo a Mana :))

      El otro día descubrí que mi lista de blogs que seguía, la que tenía en el escritorio de blogger, había desaparecido. Blogger no ayuda, desde luego 😉

      Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: