Canal RSS

Vacaciones los cojones

Publicado en

Cuando volví a Barcelona hace trece años (hice el bachillerato en un instituto de un pueblo de comarca) me volví especialista en hacer y deshacer maletas:

1ª parada: casa de la yaya

2ª parada: piso de estudiantes

3ª parada: apartamento de 20 m2 de nuevo novio

4ª parada: piso decente con el mismo novio de antes

5ª parada: casa de la yaya otra vez (mi novio me dejó)

6ª parada: piso de mi encargada (me alquilaba una habitación)

7ª parada: donde vivo ahora

 

Todo eso en cinco años, no está mal; aunque en aquellos tiempos, “mudanza” significaba un par de maletas llenas de ropa.

Ya llevo siete años en este piso. Un día juré que no volvería a hacer una mudanza a no ser que fuera estrictamente necesario.

Pero claro, el que se muda es Ratman.

 

‘Y tú, ¿qué has hecho este puente?’, me preguntarán el lunes. Empaquetar, transportar, limpiar, ordenar, hacer hueco, limpiar, desempaquetar. Ese ha sido mi puto puente.

Dicen que de todo lo malo se aprende, pero ¿¿qué coño se aprende de una mudanza?? No se aprende una puta mierda, al contrario, se desaprende. Uno tiene que tirar un montón de cosas que no usa y que guarda por si acaso desde hace años (diógenes precoz, le llaman) para hacer lugar a esa tercera persona que va a invadir su casa, ¡¡porque es una invasión!! No sería invasión si tuviera un armario vacío para él, pero cuando tengo que tirar, apiñonar y reubicar mis cosas, es una invasión. Pero lo más divertido de todo es que tras limpiar un piso con dos gatos y remover entre cosas llenas de polvo, llevo una semana con la sensación de tener una pelota de golf incrustada en mi tabique nasal.

Ten una semana de fiesta para esto. Ahora decidme, decidme todos, cabrones, que habéis estado rascándoos la entrepierna, o de viajes turísticos por ahí (Peibol, siento tanto no haberte podido ver ni un ratito…)

 

 

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Pues si,una mudanza es una mierda para que vamos a engañarnos.Mi ultima mudanza fue hara unos 6 años y espero que la proxima aun tarde muchoooooooooo
    Besos

    Responder
    • Yo desearía poder decir que espero no mudarme nunca más, pero sé que será necesario hacerlo algún día… Por mucho cariño que le tenga a este piso, tiene muchos defectos.

      Responder
  2. antes de condenar a parir con dolor del calcañar, trabajar la tierra con el sudor de la frente, depilarse las ingles a la cera y demás, dios castigó a adán y eva a mu-dar-se del paraíso terrenal. ese fue el castigo original a tan original pecado de comer una de las cinco raciones sagradas de fruta y verdura al día. dios tenía un perder mu malo.

    también te digo que se me ocurre un puente peor que traerte a casa a la pareja, sé de lo que hablo 😉

    Responder
    • Oh! Cuanta razón tienes! Es que dios es más cabrón de lo que parece. Claro, tanta misericordia, tanta bondad, tanto perdón… ¡¡una persona que tiene el poder de perdonar tiene el poder de castigar!!

      Pues yo no le veo mucho el romanticismo a esto de juntarse con la pareja. No te voy a negar que a una parte de mí le haga ilusión, pero hay otra parte que piensa en si no nos comeremos nuestros espacios vitales, en qué será de mis noches conmigo misma a mí rollo, en tener que hacer de mami cuando mi hermana y él se peleen… Dios me castigará por esto con otra mudanza, ya verás.

      Responder
  3. Me estas diciendo que no vas a volver a tener esas noches de sofá, pan de ajo y pizza para ti sóla….??

    Responder
  4. Te cambio tu tiempo invertido en la mudanza con el mío malgastado en el curro!!! Te lo cambio, así, sin mirar! Con lo que me gusta limpiar, ordenar, clasificar… ainxs, que envidia me das, Pecosa!

    Pero en algo si te doy la razón: guardamos tantas cosas con el pretexto de “y si…” que, la mayoría de veces, cuando las recuperamos de los más profundo de nuestros cajones, nos cuestionamos la utilidad de tal artilugio… hasta que damos con ella… y vemos que es inexistente, pero volvemos a guardarlo!! Somos animales de costumbres, malas costumbres xD.

    A mi mañana me toca limpieza semanal a fondo de mi habitación… mwahahahahaha!! Qué ganas tengo!!

    Suerte con la convivencia, guapa!!

    Responder
    • Curro… el día que vuelva a trabajar creo que no voy a saber.

      Recuerdo cuando me encantaba limpiar, ordenar, clasificar… No sé en qué momento dejé de hacerlo, pero lo dejé. Pero todo es empezar, y con la actividad de estos días creo que empiezo a volver en mí. Aunque tu ‘Qué ganas tengo!!’ me suena un poco a enfermedad, querida.

      Gracias por tu suerte, voy a necesitarla.

      Responder
  5. Aysss… Las mudanzas, ¡qué mierda! pero bueno, piensa que si en lugar de aprovechar el puente para ello hubiseis tenido que utilizar fines de semana normales, habríais tardado 3 semanas… (yo estuve un mes y medio de mudanza la última vez, que tuve que pintar y traer muebles… ¡Nunca más!)

    Responder
  6. La memoria es limitada. Había asignaturas en la universidad verdaderamente interesantes. Aquellos apuntes donde se explicaba perfectamente qué era el albedo o cómo se formaba una inversión térmica los tenía que conservar por si quería volver a leerlos. Ayer por fin los tiré. La wiki puede servir para paliar mi pérdida pero echaré de menos la caligrafía patética de mis folios..

    Responder
    • Yo también tiré apuntes, y revistas y recuerdos (aunque muchos otros no). La memoria es limitada, y la mía más, así que en el fondo da igual que tire algunas cosas, porque al final acabaré olvidando que las tenía.

      Albedo e inversión térmica… uau, Ulises, a veces te pones tan sensual…

      Responder
  7. Es que uno no sabe lo que tiene en su casa hasta que tiene que sacarlo en cajas. Yo creo que el infierno no es un lugar de fuego y calderas, el infierno es una mudanza continua, con muchas cajas y mucho polvo in secula seculorum.

    Feliz invasión de todas formas 😉

    Responder
  8. Yo creo que me he rascado la entrepierna por ti.

    ¿Has pensado en todo lo que ganas con esa ‘invasión’?

    P.D.: +1 al comentario de Tomi.

    Responder
    • Sí que gano, sí, sobretodo el tener a una persona que vaya primero a la cama a calentarla para luego ir yo y encontrármela ya calentita. Los hombres sois unas estufas de cama geniales.

      Responder
  9. Pues yo pienso que las mudanzas tienen su parte buena, ya ves tú, porque obviando el coñazo que son (que lo son… y mucho), la satisfacciçon que te da deshacerte de mierda a toneladas es impagable. Llevo 12 años en el mismo piso, y no hay indicios de que vayamos a mudarnos (bueno, me mudaré yo algún día), pero lo que sí hacemos cada equis tiempo son limpiezas profundas, en las que nos enfrentamos a altillos, cajones, armarios y estanterías superpobladas. Cuando acabas con una habitación, y sacas dos bolsas de basura, y otras dos de cosas que regalar, te sientes liberado. 😀

    PD. Yo también siento que no sacaras un rato, aunque me alegra ver que no es que estuvieras escurriendo el bulto :o, eso sí… ¡por tu culpa el vídeo que puse en el blog es mentira! XD

    Responder
    • ¡¡A mí no me gusta hacer limpieza de cosas!! Todo lo contrario, me gustaría vivir en una casa enorme para poder guardar todos los “por si acaso” y todos los recuerdos que no sirven para nada pero que me hacen pensar: “algún día, esto será una reliquia”. Gilipolleces mías.

      P.D: Casi lloro cuando vi ese video 😦 Qué mal me sentí…

      Responder
  10. Este finde … He estado de ayudante en un corto 3D. A ver como queda.

    Responder
  11. Oye!! La invasión esa que no afecte tu inspiración… Quiero pensar que son las navidades, pero aqui queda una uva pocha y viene nochevieja…
    Hombre!! ( que barbaridad….)

    Responder
  12. No es suficiente. Quiero mas de ti. Abrumame

    Responder
  13. Por fin te encuentro, joer, he tenido que rebuscar en mi mail porque pensé que te había añadido a mi lista de blogs y digo: y Pecas no actualiza… ¿no actualiza? ¡¡No te encontraba!!!

    Bueno, piensa que unas vacaciones así adelgazan 😀

    Responder
    • Pues este año creo que ha sido el año que menos he comido y bebido, poco debo haber engordado. Así que para compensar, voy a atizarle al jamón que me ha dado mi madre de su lote.

      Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: