Canal RSS

Fauna del gimnasio

Publicado en

En la sala de máquinas:

  • El musculitos de toda la vida (ese que se mira el bíceps mientras hace pesas).
  • La que va con dos quilos de maquillaje en la cara (otro clásico).
  • La fea que (¡sorpresa!) cuando sonríe es más guapa (un ‘expediente x’ total).
  • El que se pone en la bicicleta estática de al lado y, como no le haces caso, se va a los cinco minutos.
  • El de la crisis de los cincuenta que lo da todo en la elíptica (tanto, que parece que en cualquier momento vaya a desmayarse).
  • La negra de tetas descomunales (y cuando digo descomunales, digo descomunales)

 

En el vestuario de mujeres:

  • La que después de ducharse parece que se vaya a ir de fiesta (y venga maquillaje, y venga secador, y toma taconazos, y hágase el escote… por dios, ¡si son las doce del mediodía!).
  • La vieja que canta “La piconera”, de cabo a rabo y con bis.
  • La vieja que hace la dieta Dunkan. Y la joven. Y la otra vieja.
  • La vieja que no encuentra su taquilla porque el número de su llave está borrado y no recuerda cuál era (aunque lo mismo me pasó a mí hace no mucho).
  • La vieja que se sale de la ducha con la toalla anudada y abierta por delante como si fuera a entrar a quirófano, que se sienta en un banco (sin intención alguna de empezar a vestirse) y critica a la otra vieja (ésa que se ha secado los pies con papel y no lo ha tirado a la basura).

Yo no sé cómo no voy más al gimnasio, con lo entretenido que es.

Anuncios

Acerca de pecosa

En mi familia tengo fama de borde. No te jode, como si fuera la única. Torpe, surrealista, despistada, cabezona. Eso no lo dicen ellos, lo digo yo. Tengo pecas aunque en la foto de perfil no se aprecien, pero es que la foto me quedó guapa de cojones, así que a la mierda si las pecas no se ven. Me pasé de Blogger a Wordpress en busca de emociones fuertes (me encanta vivir al límite). Me encontré con un escritorio que no entendía y que estaba mitad en inglés, mitad en español. Puse la primera plantilla que me pareció sencilla, manejable y maja y me monté una cabecera con el GIMP. El resultado es el que ves. No me pidas más.

»

  1. Jajajaja!! Hay de todo en el gimnasio; claro que no soy la más indicada para hablar puesto que no voy a ninguno… pero si hago yoga! Y ahí ves de todo: desde las mujeres que se van con la ropa sudada de las clases a casa a las que se quitan el sujetador para hacer clase (WTF!!).

    Los vestuarios son todo un mundo… uno ajeno a la realidad, by the way.

    Y sí sabes porqué no vas más a menudo: por qué cansa xD

    Responder
    • Es que soy tan perezosa… ahora me han hecho una rutina, lo cual hace que me vea más obligada a ir, pero sí, cansa…

      Yo también me quito el sujetador, pero porque me pongo un top de esos que aprietan el pecho y son la mar de cómodos, quizá esas mujeres hacen igual… Pero eso de irse sudada a casa es un asco, ¡un asco!

      Responder
      • No, no, esas van SIN sujetador toda la clase, que lo he visto en directo!! xD

        Y lo del sudor si, es un asquito pero, si no hay posibilidad de ducharse… cámbiate la ropa por lo menos, no!!!???

        Ves? si nos quedáramos en casa, no nos pasarían estás cosas xD

      • Ah, eso de sin sujetador no me parece muy cómodo, para nada.

      • Pues me han dejado pensado! Yo soy de los que se marcha sudado a casa porque vivo al lado del gimnasio y prefiero ducharme tranquilo en casa. ¿Cambiarme de ropa para qué, para ensuciar el doble? Me pongo un suéter para no coger frío y voy que me mato para los cinco minutos hasta la zorrocueva =P

      • Pues suena coherente, Zorro, visto así…
        ¿Y sujetador, usas? 😉

  2. no me digas que cuando me caí de la bicicleta estática no te fijaste un poquito en mí? jo.
    desde que alguien me hizo ver lo que pasa dentro de los vestuarios de tíos, no he vuelto a pisar un gimnasio. ahora que sé lo que pasa en los de chicas, no me arrepiento haber dejado el agujero espía a medias.

    recuerdas? http://www.youtube.com/watch?v=1TU0SVbWQbw

    Responder
    • Si hubiera sabido que eras tú, te habría preguntado cómo se usaba la máquina 21. Estuve dos horas mirándomela porque no sabía por donde pillarla, chico.

      Ojalá nunca hubiera visto los episodios de Little Britain para volverlos a ver y partirme la caja. Pagaría por un agujerito en el vestuario de chicos, tengo que mirar de llevarme en la mochila un taladro con silenciador.

      Responder
      • la máquina 21… escalofríome. muchos han intentado averiguar su función, pocos han vuelto, ninguno en su sano juicio. hay quienes dicen que sirve para desarrollar los glúteos, o las pantorrillas, la nuez en las hembras; que va genial para agujetas. la máquina 21… un tiro es más rápido, pecs. y mancha menos.

        ese en que uno de los little britain vigoréxicos se alarga el pene, me hizo salir la cerveza por la nariz. cuando tengas el agujero listo avisa. será utilizable en ambas direcciones.

      • Hace dos días sí que me quería tirar por la ventana, te lo juro. Tenía los deltoides que ni te cuento (la máquina 10, ¡un peligro!)

        ¿De qué agujero estás hablando exactamente?

      • prefiero no perjudicarme

  3. Uno de los sueños masculinos comunes es el de poder estar en un vestuario de mujeres, sin ser visto claro, vease tipo hombre invisible, no tanto por ver vuestros cuerpos en pelota picada, (aunque tb claro) sino por saber de que coño hablais las mujeres en vuestro habitat natural, y que se cuece en un vestuario lleno de tías que acaban de expulsar feromonas por doquier. Creo que todavía no hay un sólo hombre que sea consciente de esta realidad y creo que nos acojonariamos si pudieramos oíros….

    Responder
    • Pues te digo yo, Tomi, que te decepcionarían muchos cuerpos, la ropa hace tanto… (y no hablo de los cuerpos de las viejitas, ¡muchos te sorprenderían!)

      Hasta yo me sorprendo de los temas de conversación que se pueden llegar a producir en los vestuarios… para escribir un libro.

      Responder
  4. La fauna, tú lo has dicho. Y si existe una fauna de la sabana, la de los gimnasios viene a ser la fauna de la toalla, ¿no? 😀
    Y luego también tiene su flora, que no veas la de hongos que se pueden pillar en las duchas.

    PD. ¿Una negra de tetas descomunales? Esto te lo has inventao. Quiero pruebas.

    Responder
    • La fauna de la toalla, jajajajaj! Tú lo has dicho 😀
      Ah, los hongos, ese maravilloso mundo… Las chanclas de 3 euros de los chinos nunca fueron tan importantes.

      Lo de la negra es 100% verídico. De vez en cuando la miraba y pensaba: ¿¿cómo puede correr en la cinta?? (Pero tú que quieres, ¿¿que le saque una foto??)

      Responder
      • Foto, entrevista y que salude a la afición, claro!! 😀
        Oye, esto de poder intercalar respuestas sí que me gusta de WordPress.
        Por cierto, ¿qué te movió a cambiar de casa?

      • Bueno, esto de las respuestas directas es una de las cosas que más me gustaban de wordpress, es super cómodo. Y por otro lado, me apetecía cambiar un poco la plantilla, así que pensé directamente en cambiar el blog (aunque me dio pena dejar el otro, soy una nostálgica…)

        …y que salude a la afición, jajajajaj!

  5. ¡Por favor! Tienes que volver y seguir contando como evolucionan:
    ¿Se torcerá el tobillo la del taconazo?
    ¿Cambiará de canción la tonadillera?
    ¿Adelgazan las de la dieta Dunkan?
    ¿Se seguirá perdiendo la cegata?
    ¿Se dará con la teta en la cara (o a otro) la de tetas descomunales? (esto es un poco porno)

    El pueblo quiere saber.

    Responder
    • Loco, acabo de volver de la sesión de hoy y te informo de lo siguiente:

      -No he visto a nadie con taconazos, pero no creo que se tuerza el tobillo. ¡Las mujeres que llevan tacones en Barcelona son todoterrenos! (Yo no pertenezco a esa raza, aclárolo)
      -Hoy la tonadillera no cantaba, pero el otro día entonó la de la bienpagá.
      -Seguramente adelgazarán las que hacen la dieta esa… otra cosa es que mueran en el intento.
      -Hoy no se ha perdido nadie, pero ha venido una mujer en bragas y camiseta que, mientras yo me vestía, me pregunta: ‘¿estos pantalones son tuyos?’ (haciendo referencia a unos vaqueros que había en la parte inferior del banco). ‘Pues no, señora’, le digo. ‘Ah, pues deben ser los míos, ¡casi me los olvido!’. Así está el patio, querido.
      -La de las tetas no a vuelto a venir. Yo creo que se ha lesionado la columna o algo. Y sí, cualquier cosa que se diga en la misma frase que ‘tetas descomunales’ es porno.

      Responder
  6. Las chicas por lo visto lo pasáis mejor que los hombres en el vestuario ( qué porno ha sonado eso).

    Responder
    • Jajajjaja, pues en el vestuario puede; pero en el caso de los yayos yo creo que se lo pasan mejor en la sala de máquinas. Siempre hay algún grupito por ahí riéndose, o uno que le cuenta a otro no sé qué historia. Pasa como en un bar, que se juntan y charlan y hacen cachondeo, jajajaj. Es para mearse.

      Responder
  7. Me has cargado de razones para ni siquiera intentar lo del gimnasio.Espero que no te pongas demasiado cachas
    Besos

    Responder
    • ¡Qué va, Juanjo! Si el tema del gimnasio es más que nada por una desviación que tengo en la espalda, para tonificar y estirar y esas cosas. Para nada me va el rollo ‘cachas’´. Es más, si por mí fuera ni iba al gimnasio, ¡me da una pereza! Aunque luego reconozco que sienta bien ir.

      Responder

¡Opine! ¡No se corte!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: